LA CAIXA 728x180

500 castellano-manchegos partirán a la vendimia francesa en unos días

0
108

UGT prevé que se desplacen este año a la vendimia francesa unos 15.000 trabajadores españoles, 500 de ellos de Castilla-La Mancha, una cifra similar al año pasado, con la novedad de que muchos trabajadores desplazados aprovechan su estancia en Francia para trabajar en otras campañas de recogida como la del albaricoque, la nectarina, y el melocotón, principalmente en la zona de Perpiñán.

El primer contingente de temporeros saldrá a finales de agosto debido al adelanto de la vendimia por factores climatológicos, aunque el grueso de los desplazados lo harán a principios de septiembre. Allí van a permanecer del orden de 20 y 25 días, aunque algunos grupos que realizan la vendimia más temprana se desplazarán posteriormente a la recogida tardía, hasta finales de octubre, pudiendo permanecer en territorio francés entre 40 y 50 días.

El salario que recibirán los vendimiadores va a depender de la categoría profesional en la que hayan sido contratados (cortador/a, vaciador/a o porteador/a) y del Departamento francés en el que trabajen. El salario se establece en las distintas comisiones mixtas (lo que equivaldría a los convenios colectivos), aunque nunca será inferior al salario mínimo interprofesional de crecimiento, que está fijado en 9.76 euros/hora.

Pedro Hojas señala que dado que la jornada laboral en Francia es de 35 horas semanales, la jornada que supere entre las 35 y las 43 horas semanales supone una mejora del 25% del salario hora, mientras que si supera las 43 horas semanales, las horas extraordinarias mejoran un 50%.

Otra de las ventajas del trabajo en tierras francesas, son las prestaciones familiares que se generan por cotizar en Francia. De esta forma, si se realiza una actividad igual o superior a 18 días de trabajo ó 120 horas al mes ó 200 horas al trimestre, se pueden solicitar en Francia subsidios familiares, siempre que se tengan dos o más hijos menores de 20 años a su cargo, que no ejerzan una actividad laboral, o que reciban una remuneración mensual inferior al 55% del salario mínimo interprofesional.

El secretario general de UGT FICA, Pedro Hojas, señala la necesidad de que los trabajadores que se desplacen lo hagan con el contrato de trabajo en origen ya que, de no ser así, corren el riesgo de no ser contratados al llegar a Francia, porque las plazas están totalmente cubiertas o, lo que es peor, pueden acabar trabajando sin los derechos ni las condiciones laborales y legales mínimas.

Además, Hojas ha advertido que el incremento de los trabajadores desplazados a Francia contratados a través de Empresas de Trabajo Temporal (ETT) españolas, supondrá la pérdida de la posibilidad de generar derechos socio-laborales en el país vecino por no cotizar en él.

Hojas lamenta que, a diferencia de lo que ocurre con la vendimia francesa, en España “hayamos retrocedido muchos años en condiciones laborales, por los reiterados incumplimientos de los convenios colectivos, por parte de muchos empresarios, la no declaración de las jornadas reales, que obligan a trabajar a destajo a nuestros temporeros, y la proliferación de contratos a través de ETTs, lo que en la mayoría de los casos supone una merma en las condiciones laborales”.

LA CAIXA 728x180

No hay comentarios

Dejar una respuesta