LA CAIXA 728x180

90% de vecinos de Almendros se opone al proyecto de macrogranja

El sábado participaron en una reunión informativa en la que mostraron mayoritariamente su desacuerdo

0

El movimiento vecinal de Almendros (Cuenca) contra la macrogranja de Incarlopsa organizó el sábado por la tarde una reunión informativa a la que asistió todo el pueblo, unas 270 personas aproximadamente, 130 habitantes que viven todo el año más las familias que tienen residencia en este municipio. Una reunión en la que intervinieron un ingeniero agrónomo; Natividad Pérez, alcaldesa de Balsa de Ves, pueblo albacetense afectado por una macrogranja; un representante de Pueblos Vivos Cuenca, plataforma que agrupa a pueblos afectados por estas explotaciones industriales y vecinos de localidades como Priego, Cañete y Reillo, donde existen estas granjas industriales desde hace años o hay proyectos de construirlas.

En las ponencias se expusieron experiencias con macrogranjas “que han ocasionado muchos inconvenientes, como la destrucción de carreteras por el tránsito de camiones de gran tonelaje, la contaminación de aguas, los malos olores que están espantando al turismo, los bajos impuestos que aportan a los municipios, la perdida de fertilidad por la salinización de las tierras, entre otras”, apuntan desde Stop Macrogranjas Pueblos Vivos.

También tuvo ocasión de exponer sus argumentos favorables a la instalación el promotor local de la explotación, socio de Incarlopsa, que destacó los 14 puestos de trabajo que tenía pensado crear. Aunque asumió los problemas que han podido causar este tipo de explotaciones en otras poblaciones, en materia de contaminación, aseguró que en el caso de Almendros esto no sucedería porque él iba a poner todo su empeño por “hacer las cosas bien, no como en otros lugares”, señalan desde Stop MAcrogranfas. Asimismo, prometió que si a la gente no le gusta la incineradora de cadáveres por los riesgos tóxicos que conlleva, se plantearía quitarla del proyecto.

Tras las intervenciones se abrió un debate en el que la inmensa mayoría del público se mostró contrario a la instalación de la macrogranja, expresando preocupación por el futuro del pueblo, sobre todo relacionado con el turismo cultural ya que la explotación está proyectada a escasos 3 km. del Parque Arqueológico de Segóbriga, uno de los más visitados en la península ibérica, también por el turismo ornitológico surgido a partir de ser un hábitat idóneo para las aves esteparias.

Un vecino recordó también que actualmente en el pueblo se vive muy bien y el índice de desempleo era bajísimo por lo que la mayor ventaja que podría traer el proyecto en realidad era ficticia; de hecho, para conseguir esos 14 empleados, argumentó, tendría que acudir a otras poblaciones puesto que en Almendros la cifra de desempleados era muy inferior a ésa. Hubo también quienes apoyaron al promotor señalando que las consecuencias negativas que se habían expuesto eran exageradas y expresando su confianza su confianza en él.

Aunque la reunión tuvo momentos tensos por la confrontación de opiniones todo se desarrolló por los cauces del diálogo. En ese sentido, algunos vecinos y vecinas echaron en falta que no se hubiera hablado antes del proyecto, ya que todos lo habían conocido a través de la prensa, cuando hace escasamente dos semanas se publicó la autorización ambiental integrada por parte de la Viceconsejería de Medio Ambiente. Ni el propio promotor ni el Ayuntamiento, se quejaron los vecinos, habían informado del proyecto a nadie, una “falta de transparencia” en la que una vecina quiso pone el acento, aseguran desde Stop Macrogranjas, lamentando que ningún concejal ni el alcalde quisieran asistir a un encuentro donde se iba a informar de un proyecto de esta envergadura en el municipio.

Desde Pueblos Vivos Cuenca celebran que se produzcan este tipo de reuniones y encuentros en los pueblos, para que la población local pueda estar informada de los proyectos. “Un debate siempre puede ser enriquecedor y nos parece que las administraciones locales deberían propiciarlo, escuchando y, en su caso, preguntando a los vecinos/as cuál es su opinión, puesto que como comentaba un vecino lo democrático es que los vecinos y vecinas decidan sobre el futuro de sus pueblos”, señalan desde Stop Macrogranjas.

El pueblo de Almendros se mostró mayoritariamente en contra del proyecto de macrogranja de Incarlopsa, como ponen de manifiesto las 203 firmas recogidas contra la instalación de esta explotación y las que siguen llegando estos días, todas de vecinos de Almendros.

De esta forma, espera Stop Macrogranjas que  “siguiendo las recientes declaraciones del Sr. Clemente Loriente, consejero delegado de Incarlopsa, en las que afirmaba que no venimos a hacer nada que no quieran ninguna población, esperamos que Incarlopsa retire el proyecto de macrogranja de Almendros”.

Al igual que celebra este tipo de reuniones en las que predomina el diálogo entre posiciones encontradas, Stop Macrogranjas Pueblos Vivos condena “los daños producidos durante el encuentro a vehículos de personas que mostraron su rechazo a la explotación”.

LA CAIXA 728x180

No hay comentarios

Dejar una respuesta