UPA Joven propone cinco medidas para rejuvenecer el sector agropecuario

Y con ello, combatir el despoblamiento rural

En un momento en el que la preocupación por la despoblación de los pequeños municipios ha llegado a la sociedad en general, UPA Joven (integrada en la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos) ha querido recordar que la agricultura y ganadería familiares “son esenciales para la vitalidad de los pueblos”.

Por eso, UPA Joven ha pedido una defensa de las mismas y, en especial, de los y las jóvenes profesionales del campo ya que, tal y como ha recordado la organización, “son la verdadera savia que mantiene vivo el mundo rural”. Para ello, UPA Joven ha propuesto que se deberían adoptar, “de manera urgente”, las siguientes cinco medidas. Y es que, en opinión de la organización, “de ellas depende el futuro más inmediato del sector agrario de nuestro país”.

Entre estas medidas se encuentra aumentar la ayuda para los jóvenes que emprendan una empresa en el medio rural. UPA propone que se incremente hasta los 100.000 euros, a los que se acceda a través o junto con la ayuda en forma de instrumentos financieros.

Por otro lado, implementar un plan de apoyo integral que no tenga en cuenta solo las políticas agrarias. Así como establecer ayudas directas a aquellos agricultores en edad de jubilación que cedan su explotación a un agricultor genuino. UPA plantea que esta ayuda se dé bajo el compromiso de una cesión total, por un máximo de siete años y que sea mayor en función del tipo de agricultor o agricultores que reciba la explotación, de tal forma que se priorice a los jóvenes y a aquellas explotaciones que tengan una dimensión máxima.

La cuarta propuesta es definir la figura de “jefe de explotación” cuando se trata de incorporar a un joven a una entidad asociativa. Que no se le exija que controle más del 50% de la explotación, que las ayudas a la incorporación se establezcan en función de la participación del joven en la entidad asociativa. Y finalmente adecuar la fiscalidad a la prioridad del relevo generacional. Es necesario garantizar que las ayudas a la incorporación o mejora de jóvenes no tributen en el año fiscal en que se conceden, sino que se prorrateen en los cinco años siguientes. Además, las cesiones de derechos de familiares a jóvenes que se incorporan no deberían verse afectadas por IVA ni tributar por incremento patrimonial.

Una serie de medidas que, unidas a la necesaria reivindicación de los precios justos en el sector, redundarían en el incremento de incorporaciones de hombres y mujeres jóvenes a la agricultura y la ganadería familiar, así como a su viabilidad. Esta última exigencia de precios justos es una demanda histórica de la organización agraria en la que UPA viene incidiendo como medida necesaria y que en las últimas fechas se ha visto reflejada en ganadería, viticultura, olivar, frutales, apicultura, entre otros. Unos precios justos que compense tanto el esfuerzo que realizan agricultores y ganaderos, como los elevados costes de producción.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − uno =