Aumenta la población de lince ibérico

WWF ha valorado de forma positiva el censo 2015 de lince ibérico que refleja un importante aumento de la población, alcanzando los 404 individuos, con 120 hembras reproductoras, repartidas en cinco áreas de la Península Ibérica: Doñana (Andalucía), Sierra Morena (Andalucía y Castilla-la Mancha), Montes de Toledo (Castilla-La Mancha), Valle de Matachel (Extremadura) y Vale do Guadiana (Portugal).

Se trata del mejor dato de los últimos 15 años. Con estas cifras esperanzadoras, el objetivo más urgente es, según WWF, poner freno a las dos grandes amenazas que acechan al felino: los atropellos en carreteras y sobre todo la escasez de conejos, su principal alimento. De lo contrario, WWF teme que se estanque esta tendencia al alza.

Los datos, publicados por la Junta de Andalucía coordinadora del proyecto Life+ Iberlince , confirman que la evolución de la especie continúa siendo favorable, a pesar de la crítica situación del conejo de monte en la mayor parte de la Península Ibérica). Los seguimientos realizados dentro del proyecto Iberlince indican que, debido al impacto de la nueva cepa de la enfermedad hemorrágico vírica (RHD), las poblaciones han caído más de un 50% en la mayor parte de las zonas linceras.

Según Luis Suárez, Responsable del Programa de Especies de WWF España: “Es imprescindible y urgente que todas las administraciones competentes tomen cartas en el asunto y pongan inmediatamente en marcha mejores planes de seguimiento del conejo y actuaciones para su recuperación. De lo contrario, asistiremos a una auténtica catástrofe ecológica dado el papel clave del conejo en los ecosistemas mediterráneos”. Suárez concluye que con el proyecto SOS conejo “que estamos desarrollando con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, pretendemos poner en común el conocimiento sobre esta especie y proponer medidas consensuadas para  su recuperación”.

Atropellos

El otro peligro que sigue acechando a la especie es la alta mortalidad causada por los atropellos, con un total de 51  linces muertos en las carreteras en los últimos tres años. Este fue el detonante para que WWF iniciara la campaña online ‘Ni un lince más atropellado’, que ya cuenta con el apoyo de casi 22.000 personas y que ha posibilitado, gracias también a la respuesta de las administraciones competentes, que en 2015 se frenara la tendencia al alza de los atropellos, con un total de 15 linces muertos en las carreteras, frente al máximo histórico alcanzado en 2014, con un total de 22 linces atropellados.

Para WWF el otro elemento positivo es que se empieza a consolidar la presencia del lince, con el crecimiento de los núcleos en Castilla-La Mancha, Extremadura y Portugal y el nacimiento de la primera cría de esta especie confirmada en Extremadura, gracias al trabajo realizado por el proyecto Life+Iberlince. Aunque todavía es prematuro hablar de nuevos núcleos poblacionales, los buenos resultados que se están consiguiendo con las reintroducciones, cuya mortalidad es en todos los casos inferior al  50% (cifras habituales en este tipo de actuaciones), invitan al optimismo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − 9 =