La yesca sigue afectando a los viñedos de Castilla-La Mancha

Hay numerosas hectáreas infectadas por esta enfermedad

Las condiciones climatológicas de esta campaña, con un invierno sin apenas frío, de temperaturas suaves, una primavera calurosa y un alto grado de humedad relativa, ha avivado la enfermedad de la yesca en el viñedo castellano-manchego, con numerosas hectáreas afectadas, principalmente en las comarcas más productoras, como La Mancha.

La yesca o apoplejía parasitaria es una enfermedad de madera de la vid producida por hongos, en la que se produce un decaimiento de la planta, con una gran pérdida de la producción, llegando incluso a la muerte de ramas  o de la propia planta.

Desde la polémica prohibición en el año 2003 del uso del arsenito sódico para combatir la enfermedad no existen métodos de control efectivos que acaben con una enfermedad que afecta al viñedo de toda España y al europeo. Y es que la yesca ha ido poco a poco avanzando de forma paulatina, llegando a perderse partes importantes de la producción en muchas explotaciones. Aunque en principio afectaba a las viñas más viejas ya se está trasladando a plantas incluso de menos de diez años.

Desde la retirada del citado arsenito, los viticultores realizan diversos tratamientos con peróxido, sosa cáustica, cloro, lejía, nitrógeno o cal pero ninguno realmente eficaz contra una enfermedad que avanza.

La yesca penetra en la madera a través de heridas importantes producidas en la poda. Durante la primavera, merced a la intensa circulación de agua por la cepa, se facilita su avance por la difusión de las encimas. Cuando las temperaturas se elevan con rapidez, los tejidos afectados no pueden compensar la intensa evapotranspiración y la parte de la vegetación afectada se marchita bruscamente (desequilibrio hídrico). Esta forma rápida se produce sobre todo en los terrenos arcillosos, profundos y frescos, mientras que la forma lenta se da en los suelos silícios o calizos.

Los expertos recomiendan para su prevención prácticas como precauciones en la poda; desinfección de las herramientas de poda; podar en último lugar las cepas afectadas; quemar los restos de poda o usar un producto protector en podas grandes. Las grandes firmas siguen investigando para dar con un producto eficaz en la lucha contra la yesca, aunque, de momento, la solución definitiva no está aún en el mercado.

5 COMENTARIOS

  1. Lo que no entiendo es que dicen que en algunos países si se puede echar arsénico y aquí en cambio nada ay que luchar por eso porque sabemos lo que hay para la yesca. Prefieren los gobiernos y ecologistas destrozar nuestras plantaciones

  2. Afortunadamente, ya hay tratamiento contrastado y comprobado, con decenas de agricultores manchegos encantados con sus resultados.
    La Yesca dejó de ser un problema.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 − cinco =