Castilla-La Mancha se seca en estos meses de verano

Fuertes disminuciones de agua embalsada y descenso del nivel de pozos

Las altas temperaturas diurnas y nocturnas, la fuerte evaporación, la escasez de lluvias y la plena temporada de riegos está llevando embalses, pantanos y pozos de Castilla-La Mancha a una notable pérdida de agua.

Los pantanos de cabecera del Tajo (Entrepeñas y Buendía) han reducido su nivel en una sola semana en más de 12 hectómetros cúbicos, quedándose en 531, el 21,50% de su capacidad total, que es de 2.474 hectómetros.

En concreto, el embalse de Buendía ha bajado 8,23 hectómetros cúbicos y almacena 315,55 hectómetros, el 19,25 % de su capacidad total de embalse, mientras que el pantano de Entrepeñas se sitúa en 216,20 hectómetros cúbicos, que son 3,83 hectómetros menos que la semana pasada y supone el 25,89 % de su capacidad total de 835 hectómetros cúbicos, según datos de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT).

Otros embalses, como el de Almansa (Albacete) están viviendo una situación preocupante por el descenso de su agua embalsada, pese a que hace un año sufrió un desbordamiento, debido a las tormentas.

Y en Daimiel, el pozo municipal registra los índices más bajos de los últimos años, prueba evidente de los estragos de este caluroso y seco verano.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + veinte =