Cada agricultor regante alimenta una media de 155 personas/año

Según la Federación Nacional de Comunidades de Regantes, FENACORE, que añade que es el doble que hace apenas 40 años, lo que pone de manifiesto la importancia del regadío para abastecer a una población creciente

A día de hoy la producción de un solo agricultor regante es capaz de abastecer de alimentos básicos a una media de 155 personas cada año, lo que supone más del doble que hace apenas 40 años, según datos recogidos por la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE).

Los datos, hecho públicos hoy por el presidente de los regantes, Andrés del Campo, con motivo de su conferencia “El agua como motor de desarrollo”, organizada por la entidad Agrobank, ponen de manifiesto la contribución de una actividad económica como el regadío intensivo en la alimentación de una población mundial que en 2050 se habrá incrementado en un 24%, hasta alcanzar los 9.500 millones de personas.

De esta forma, si como indica la FAO, para garantizar la seguridad alimentaria la agricultura deberá elevar la producción hasta un 60% en poco más de treinta años, lo cierto es, ha asegurado del Campo, que alcanzar este objetivo “dependerá casi exclusivamente de la evolución del regadío que, aunque en España sólo representa el 17% de la superficie agraria útil, aporta el 65% de la producción final, al rendir hasta seis veces más que el secano”.

No obstante, este incremento de la producción del regadío en un contexto con cada vez menos agua y tierra per cápita, ha explicado el presidente de FENACORE, plantea el reto de alcanzar una doble eficiencia en los sistemas de riego modernizados, “no solo para ahorrar agua sino también electricidad”. Y es que, añaden desde la federación, “concretamente, si bien es cierto que el proceso de modernización de regadíos ha impulsando en los últimos 15 años la transformación de los tradicionales riegos de superficie en sistemas de goteo permitiendo producir más con hasta un 25% menos de agua, también ha disparado exponencialmente el consumo de energía”.

Para el presidente de FENACORE, “seguir avanzando en la modernización –que ya alcanza las tres cuartas partes de la superficie regada- implica adaptar los nuevos proyectos al escenario tarifario actual, además de favorecer medidas que ayuden a los regantes a paliar los actuales costes energéticos, como por ejemplo permitir la producción de energía renovable distribuida para autoconsumo en las zonas regables”.

Por otro lado, apuntan desde la Federación de Comunidades de Regantes, este incremento de la producción del regadío también exige impulsar el desarrollo de la biotecnología, lo que hará posible desarrollar cultivos con menos necesidades de agua y mayor tolerancia a las plagas. Según Del Campo, “la agricultura de regadío, ayudada por la biotecnología, serán la base de la seguridad alimentaria en el futuro”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince + 3 =