7.000 firmas contra macrogranja en Pozuelo y Argamasón

Los vecinos, con estas firmas, pretenden paralizar el proyecto y que el mismo quede archivado porque consideran que este tipo de instalaciones industriales no beneficia en nada a la comarca

La plataforma No a la Macrogranja en Pozuelo y Argamasón ha llevado a cabo esta mañana una segunda entrega de firmas. Los documentos van dirigidos al Ayuntamiento de Pozuelo, órgano sustantivo, y a la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, encargada de emitir la Declaración de Impacto Ambiental. En un primera recogida de apoyos se presentaron en febrero 2964 firmas, ahora, 4 meses más tarde, los vecinos presentan 3885 firmas más que se suman a la lucha contra el proyecto que Cefusa-ElPozo pretende instalar en la finca la Lossa en el término municipal de Pozuelo, a 30 km de Albacete capital.

El proyecto, según el promotor, consta de 9 núcleos con un total de 51 naves y 18 balsas de purines. Tiene capacidad para 140.000 gorrinos, entre ellos 18.000 madres. Y pretende producir al año 573.000 lechones que con 20 kg se trasladarán a otras instalaciones cercanas para su engorde. Estas instalaciones están todavía por definir, pero Cefusa-El Pozo no descarta, apuntan desde la Plataforma, ampliaciones ni acuerdos con particulares para que se hagan cargo de la fase de engorde a pocos kilómetros de la finca, por cuestiones de rentabilidad económica y también para impedir un alto índice de mortalidad porcina en el trayecto de una instalación a otra.

Lo primero que alarmó a los vecinos, señalan, fue la cercanía de las naves con los núcleos de población: La Solana a 3 km, Pozuelo a 2.6, Argamasón a 2.1, Casas de Cañete a 1.7 o La Zarza a 1,5. “Otro de los problemas es el consumo de agua planteado agotando los recursos hídricos de la zona, según indica el proyecto consumirán 465.000 litros de agua al día, aunque se presumen que serán muchos más”, explican desde la Plataforma.

Los vertidos de los residuos en forma de purines preocupan en cuanto suponen la causa principal de la contaminación del agua, del suelo y del aire. Rocío Guardado, profesora de la Universidad de Castilla-La Mancha y experta en edafología afirma que “al tratarse de una zona de componentes mayoritariamente calizos su infiltración es muy alta”. El suelo acaba sobrefertilizado y, por lo tanto, inhabilitado para el cultivo, en pocos años, según explica. En cuanto al aire, en el estudio de Jesús Moratalla, neumólogo del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, se tratan las enfermedades derivadas de una frecuente y cercana exposición a este tipo de instalaciones y a las zonas de esparcimiento de purines.

“Con las falsas promesas de fijar población y crear empleo nos intentan convencer de que estos proyectos crean desarrollo y riqueza en nuestros pueblos, pero la experiencia ha mostrado que en los pueblos donde llevan años instaladas no solo no crea riqueza ni empleo, al contrario, está destruyendo el empleo, las alternativas, el desarrollo; en definitiva, favorece a que nos empobrezcamos ruralmente, que perdamos paisaje, biodiversidad, calidad de vida, que perdamos la posibilidad de traer nuevos habitantes a nuestros territorios” apunta Inma Lozano, coportavoz de la plataforma CLM Stop Macrogranjas y Plataforma No a la Macrogranja en Pozuelo y Argamasón.

La plataforma, en esta segunda entrega, presenta 1.527 firmas en papel y 3.885 en formato digital, que sumadas a las 2.964 que ya presentó en febrero suma un total de 6.849 apoyos en defensa del entorno y de sus pueblos, porque “nuestros pueblos sí tienen futuro y el futuro no pasa por la contaminación del entorno y poner en riesgo nuestra salud” por eso solicita al alcalde de Pozuelo, Gregorio Moreno, y a la Junta de Comunidades que atiendan sus peticiones y paralicen el proyecto de Cefusa-El pozo en beneficio de un verdadero y respetable desarrollo rural.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − 14 =