Fenacore considera autoconsumo de energía un espaldarazo para regadío

El presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE), Andrés del Campo, consideró hoy que la autoproducción de energía que regula el Real Decreto de Autoconsumo supone un impulso para la competitividad de las explotaciones de regadío.

De esta forma, salió al paso de la resolución del Consejo de Ministros con el que Transición Ecológica da carpetazo a la reforma que aprobó el Gobierno en 2015 y que frenaba este tipo de generación de energía.

Para Del Campo, el desarrollo del autoconsumo muestra la voluntad política de ponerse del lado de los consumidores, que se ven obligados a pagar en forma de costes fijos el agujero económico que se deriva de una estrategia errónea en materia energética prolongada durante años.

Concretamente, consumidores estacionales como los regantes han visto cómo en los últimos diez años estos costes fijos regulados por el Gobierno se han incrementado má́s de un 1.000% con la excusa de cubrir el déficit de tarifa, lo que ha provocado que el aumento medio de la factura de la luz para el regadío haya sido superior al 110% en este periodo. Esto ha llevado a que buena parte de los regadíos modernizados, que ahorran agua pero demandan más energía, no resulten económicamente viables.

Este Real Decreto permite mitigar esta situación, sentando además las bases para conseguir otra petición histórica de los regantes como es el balance neto (net metering), cuyo objetivo es inyectar a la red nacional la energía autoproducida que no se consuma y tomarla de la red cuando no sea suficiente la energía autoproducida en la instalación.

Aplicar la Ley de Medidas Urgentes para la Sequía

Sin embargo, a pesar de lo positivo de la medida, el presidente de Fenacore recuerda que para alcanzar un escenario tarifario realmente competitivo queda pendiente el desarrollo del reglamento que permita aplicar la Ley de Medidas Urgentes para la Sequía, publicada en el BOE desde el 6 de marzo del año pasado y en el que se añaden una serie de disposiciones finales relativas, entre otras cuestiones, a los contratos de distribución eléctrica para regadíos.

Así, esta ley contempla la posibilidad de que los regantes puedan firmar un contrato de temporada para los meses de máximo consumo y otro con una potencia mínima el resto del año para el mantenimiento de los equipos. Esta medida les evitará pagar todo el año por un servicio que sólo utilizan durante la campaña de riego, lo que incrementaba injusta e innecesariamente el coste eléctrico.

Según Del Campo, “que favorezcan el autoconsumo es, sin duda, bienvenido, pero hay que seguir dando pasos con más medidas de calado. Tenemos la solución en la mano porque ya existe una ley vigente. Solo hace falta desarrollar el reglamento y aplicarlo”.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + diecinueve =