CCOO-Industria CLM insta a las patronales y empresarios agrícolas a cumplir la ley en las campañas agrícolas

Desde el sindicato afirman que “el convenio del Campo de Ciudad Real mantiene salarios por debajo del Salario Mínimo Interprofesional. Esto es ilegal e impresentable”

“Ha sido comenzar las campañas agrícolas, y el campo de Castilla-La Mancha vuelve a ser escenario vergonzante de abusos y de incumplimientos laborales”, advierte Ángel León, secretario general de CCOO-Industria CLM, que insta “un año más” a las patronales y empresarios agrícolas de la región “a cumplir la ley sin subterfugios y a dignificar de una vez las condiciones laborales y los salarios”

“Aquí, en Castilla-La Mancha, hasta tenemos un convenio colectivo, el del Campo de Ciudad Real, con tablas salariales por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). “Esto es ilegal e impresentable. Y luego reclaman la contratación de contingentes de inmigrantes en sus países de origen porque dicen que aquí les falta mano de obra especializada para las campañas… ¿Quién va a querer pasarse diez horas cortando ajo a pleno sol para no llegar ni al SMI? La desfachatez de ASAJA Ciudad Real clama al cielo”, critica León.

CCOO insta a la patronal agraria de Ciudad Real a adecuar las tablas salariales al SMI y sigue insistiendo en la necesidad de acordar un convenio regional del Campo, o en su defecto un mismo “salario de campaña” para las cinco provincias de la región; para evitar que se apliquen distintas tablas salariales por hacer el mismo trabajo en fincas incluso limítrofes, pero de dos provincias distintas.

“Pero sobre todo lo que exigimos es que los convenios se cumplan. Porque, aunque un convenio fije en siete y pico euros el precio de la hora ordinaria en las campañas y en doce o trece la extraordinaria, en la práctica a los temporeros no se les paga por horas sino a destajo; ahora por ejemplo 22 euros por palé lleno de ajos, y hay que ser muy hábil y muy experto para cortar dos palés de ajos al día”, explica Hassen Rejbi, técnico de inmigración y empleo de CCOO-CLM.

La del ajo, que en sus variedades más tempranas comienza a finales de mayo/principios de junio y las más tardías concluyen a finales de julio, es “el pistoletazo de salida” de las campañas agrícolas en CLM.

La infradeclaración a la Seguridad Social de las jornadas reales de trabajo es otro de los fraudes habituales en el campo de la región, y que un año más vuelve a producirse, indican desde CCOO.

Asentamientos de temporeros

“Dejando aparte la trata de mano de obra y la explotación pura y dura de trabajadores a cargo de grupos mafiosos -que sigue produciéndose-; quizá la expresión más denigrante de la situación de los temporeros en las campañas agrícolas de Castilla-La Mancha sean los alojamientos en circunstancias indignas, e incluso insalubres en muchas ocasiones. Sigue habiendo en nuestra región campamentos precarios asentados en las afueras de los pueblos; muchos temporeros hacen vida en sus propias furgonetas aparcadas en las fincas donde se les contrata; y otros se alojan junto con sus familias en naves abandonadas, sin servicios básicos”, lamenta Ángel León.

Gran parte de los empresarios agrícolas, la inmensa mayoría, sí ofrecen ya alojamientos dignos a sus temporeros; pero casi todos los jornaleros se desplazan con sus familias y no hay albergues para los demás miembros de la unidad familiar, indica.

CCOO vuelve a reclamar al Gobierno y a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, y a los ayuntamientos que acogen cada año la llegada de temporeros, la disposición de albergues e instalaciones adecuadas para estas personas y para sus familias.

Cifras

Ya en mayo se ha notado un importante incremento en la afiliación al Sistema Especial Agrario del Régimen General de la Seguridad Social, que sumó en ese mes 44.631 cotizantes frente a los 35.308 de abril (+26,4%). El incremento fue especialmente acentuado en las provincias de Albacete, donde los afiliados al SE agrarios pasaron de 10.298 a 15.617 (+51,6%); y en Cuenca (de 6.148 a 0.083, +47,7%). En Ciudad Real subió un 11,0% (de 10.230 a 11.355) y en Toledo apenas un 1,3% (de 6.831 a 6.921), mientras que en Guadalajara, con mucho la provincia de la región con menos trabajadores agrarios, cayo un 8,1% (de 1.801 a 1.655).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once − cinco =