Lamenta “trasvase de riqueza, no de agua” que sufre Castilla-La Mancha

El presidente de la región, en un encuentro con su homólogo aragonés

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se ha reunido en Molina de Aragón (Guadalajara) con su homólogo aragonés, Javier Lambán, para abordar diversos temas de interés para ambas regiones.

En este encuentro, el jefe del Ejecutivo castellano-manchego se ha referido a la rotura de los canales por los que discurre el agua del trasvase Tajo-Segura a causa de los efectos de las tormentas y lluvias torrenciales, señalando que “estamos en un momento correcto” para que se ponga a pleno rendimiento el sistema de desalación (que ha tenido un coste de 600 millones de euros, financiados por todos los españoles) en el Levante español “porque se va a necesitar para regar y beber los próximos meses”.

“Los problemas no tienen ideología, pero las soluciones sí” ha dicho García-Page, al tiempo que ha recordado que la provincia de Guadalajara, en concreto los municipios de la cabecera del Tajo, que forman la cuenca cedente del trasvase Tajo-Segura, están sufriendo restricciones mientras que “se está inundando la España receptora”.

En este sentido, ha lamentado que lo que está sufriendo Castilla-La Mancha sea “un trasvase de riqueza, no de agua”, por lo que el presidente de Castilla-La Mancha ha dejado abierta la reflexión de abrir un Foro Nacional del Agua, ya que los ríos “deben contar con un sistema claro de aplicación y ejecución, y no con proyectos de fontanería”, ha matizado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − 10 =