Piden medidas apoyo para explotaciones que abastecen a hostelería y restauración

Desde Unión de Uniones, que asegura que se empiezan a apreciar problemas en las ganaderías dedicas a la producción de cochinillos, cabritos y lechazo y que aumentarán en los próximos días

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos considera que van a empezar a surgir problemas en aquellos subsectores productivos orientado fundamentalmente al canal HORECA – hostelería, restauración y cafetería – por la caída de la demanda de la restauración ante el cierre y paralización ante el coronavirus.

Unión de Uniones señala que, ante esta situación, será necesario un seguimiento de la evolución de este mercado para solicitar a la UE medidas de regulación, promocionar estos productos para recuperar el consumo, buscar canales de comercialización alternativos y establecer ayudas.

El confinamiento de la población, que interrumpe las celebraciones familiares, la suspensión de eventos festivos, el parón turístico y el cierre de sector de restauración, ha provocado una caída de la demanda de determinados subsectores especializados en atender este tipo de consumo.

El cultivo de flores está siendo, de momento, uno de los más afectados por el aplazamiento de las Fallas, pero también están empezando a notar ya las consecuencias de la crisis del coronavirus, los ganaderos de toda España, pero particularmente de algunas zonas como Castilla y León, que se dedican a proveer productos como cochinillo, cabritos y lechazo.

En este sentido, destinar estos animales al cebo para reintroducirlos en los canales normales de producción de carne es complicado, tanto por problemas técnicos como por que el suministro de animales para cebo está contratado y cerrado con bastante anterioridad.

“La situación ya es difícil, y lo será más si es necesario prolongar el estado de alarma” expresa un ganadero de la organización especializado en la venta de cochinillos, que recuerda, además, que el sector porcino es una ganadería que no tiene la cobertura de las ayudas PAC.

“Hay productores que abastecen casi en exclusiva a determinadas cadenas de restauración y que se han encontrado sin salida para sus productos de la noche a la mañana”, añade. La organización cree que si la situación de alarma se prolonga o si las medidas se endurecen como, por ejemplo, decretando el cierre de instalaciones hoteleras; se puede perder mucho empleo, también en el sector agrario.

“A muchos, por desgracia, les va a afectar muy duramente esta crisis… a los agricultores y ganaderos se nos acumula a ésta la que ya veníamos sufriendo de mucho antes” subrayan desde la organización, recordando las multitudinarias protestas demandando precios dignos. “Lo que pedimos es que ahora no se nos olvide, como antes, en el conjunto de medidas que está tomando y va a tomar el Gobierno”.

En los sectores concretos en donde ya se está apreciando una curva descendente de la tendencia, Unión de Uniones considera que se debería hacer un seguimiento de su evolución para argumentar la petición a Bruselas de acciones para reequilibrar el mercado.

Asimismo, piensa que sería conveniente realizar campañas de promoción para recuperar el consumo a través del hogar y no descartar ayudas de mínimis para ayudar a estas explotaciones a superar el período hasta la apertura de sus canales de comercialización habituales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + 4 =