Comisión Europea reduce controles sobre el terreno y permitirá flexibilidad en los plazos de la PAC 2020

Por el coronavirus

La Comisión Europea ha anunciado esta semana una serie de medidas financieras y técnicas de apoyo al sector agroalimentario en la complicada situación generada por la epidemia del coronavirus. En breve deberán publicarse los reglamentos que las pongan en marcha y, algunas de ellas, habrá que ver cómo se materializan en forma de líneas concretas sobre el terreno, apuntan desde Unión de Uniones.

Las medidas se enmarcan en el paquete “iniciativa de inversión de respuesta Coronavirus plus (CRII +)”, que ha propuesto el Ejecutivo comunitario y que flexibiliza y simplifica el uso de los Fondos de Inversión Estructural Europeos (ESIF), dentor de los que se encuentra incluido el Fondo Agrícola Europeo para el Desarrollo Dural (FEADER), que financia todas las medidas de los Programas de Desarrollo Rural.

Con respecto al FEADER, el CRII + apoyará a los agricultores, las zonas rurales y los países de la UE, de la siguiente manera:

-Flexibilidad en el uso de instrumentos financieros: los agricultores y otros colectivos del desarrollo rural podrán beneficiarse de préstamos o garantías de hasta 200.000 euros en condiciones favorables, como tasas de interés muy bajas o calendarios de pagos favorables.

-Reasignación de fondos: los países de la UE podrán utilizar el dinero que no se haya usado en sus programas de desarrollo rural (PDR), en lugar de enviarlo nuevamente al presupuesto de la UE. El dinero aún deberá utilizarse en el marco del PDR respectivo.

Habrá que ver como se trasladan esa línea financiera al propio sector y, por otro lado, el poder reasignara a otras medidas del PDR los fondos que no se hayan podido aprovechar, otorga un cierto margen de maniobra. En todo caso hay que esperar a los reglamentos para ver como de amplio es ese margen, insisten desde Unión de Uniones.

Estas dos medidas van acompañadas de otras que buscan dar más facilidades a los Estados miembros para gestionar e informar de los cambios.

Por otra parte, se confirman también algunas de las medidas que ya se habían anticipado, como la extensión de la fecha límite para las solicitudes de pago de la PAC, del 15 de mayo al 15 de junio; y la autorización a los Estados miembros para que puedan anticipar hasta un 70% de los pagos directos a partir del 16 de octubre, así como el 85% de las ayudas al desarrollo rural. También es cierto que tradicionalmente, el anticipo del 70% de pagos directos no se aplica homogéneamente en todo el Estado y cada Comunidad Autónoma decide que pagos anticipa y que las ayudas al desarrollo rural nunca se adelantan.

Controles sobre el terreno

La Comisión también va a reducir los controles físicos sobre el terreno y se abrirá la mano con los temas de los requisitos que van ligados a plazos. Aunque los Gobiernos deben realizar controles para garantizar que se cumplan las condiciones para poder percibir las ayudas, sin embargo, en las circunstancias excepcionales actuales, hay que minimizar los riesgos. La Comisión confía en que estas medidas ayudará a reducir la carga administrativa y evitar demoras innecesarias en los pagos.

De momento, la Comisión no ha anunciado ninguna decisión respecto de las medidas de almacenamiento privado y posibles ayudas a la reducción voluntaria de la producción que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación español ha solicitado para determinados sectores que están sufriendo especialmente esta crisis.

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × cinco =