Gran decepción en Guadalajara con las ayudas de planes de mejora

Lamentan que la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural se desentienda del 95% de los profesionales de Castilla-La Mancha que no tendrán ayudas por falta de presupuesto

La esperada resolución de las ayudas para Inversiones en Explotaciones Agrícolas y Ganaderas (los conocidos como Planes de Mejora) ha llegado con una desagradable sorpresa para Castilla-La Mancha, pues ningún profesional ya instalado en la agricultura de las provincias de Albacete, Cuenca y Guadalajara se beneficiará de esta medida.

En Guadalajara ni una sola de las 101 solicitudes de Agricultores a Título Principal (ATPs) tramitadas por la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos (APAG) de Guadalajara han sido favorables y sólo han entrado las 37 de los jóvenes incorporados en 2018.

El secretario general de APAG, Antonio Torres, ha manifestado su indignación con esta decisión de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural “que discrimina a los agricultores de provincias como Guadalajara, ya que la Orden establece una baremación por puntos en base a criterios que, especialmente en esta provincia es difícil cumplir, al ser mayoritariamente cerealista”. La Orden prima, por ejemplo, las inversiones en regadío y ahorro de agua y los cultivos estratégicos como la viña, el azafrán, los frutales o el olivar.

También ASAJA CLM lamenta que la Consejería, en una actuación totalmente inusual, ha enviado cartas a las entidades colaboradoras -nominativas a cada agricultor y/o ganadero solicitante- en las que se comunica en resolución provisional, incluso el importe de la ayuda que les corresponde, en lugar de enviarles directamente la resolución denegatoria.

La organización agraria considera que la falta de esta comunicación directa con el interesado ha creado unas expectativas falsas. Además, los solicitantes han tenido que asumir el coste de la tramitación de estos expedientes, que por su complejidad precisan de una elaboración técnica cualificada.

ASAJA CLM considera que, una vez más, la Consejería ha hecho uso de una estrategia que incrementa el malestar de los agricultores y ganaderos, utilizar las ayudas europeas en el discurso político y anunciar en reiteradas ocasiones los millones de euros destinados a las distintas ayudas pero que, finalmente, por falta de presupuesto, llegan a un porcentaje irrisorio de los profesionales del campo en la región.

El secretario general de APAG concluye que, “esta maniobra no es juego limpio, ya que lo que busca en primer lugar es el rédito y la publicidad institucional, relegando los verdaderos intereses de los agricultores y ganaderos”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + nueve =