El nivel del agua del acuífero sigue bajando

Casi dos metros y medio en un año, en la zona de Daimiel (Ciudad Real)

Las precipitaciones que ha dejado ‘Filomena’ a su paso por Daimiel (Ciudad Real) han servido para que el actual año hidrológico mejore las cifras de los cinco anteriores a estas alturas de año. Así lo ha destacado el concejal de Agricultura y Medio Ambiente, Javier Fisac, que valoraba los 152 litros recogidos hasta mediados de enero frente, por ejemplo, a los 109 que habían caído el año pasado en estas mis fechas. Además, los estragos que ha causado la nieve en los olivares en otros puntos de la región o las heladas posteriores no han tenido ese impacto tan negativo en el término daimieleño.

Fisac se ha referido a que la preocupación de los agricultores se centra en la reducción de sus extracciones de agua aprobada por la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG). El concejal ha señalado que entiende y apoya la movilización de las asociaciones agrarias, pero indicaba que los recursos son menores y las reservas del acuífero en la masa Mancha Occidental I siguen cayendo. En este punto, informaba de que el pozo de captación municipal, situado en el paraje de los Ojos del Guadiana, marca una cota de -19,20 metros en estos momentos, un descenso de “casi dos metros y medio con respecto al año pasado”. Una situación que refleja la sobreexplotación del acuífero y a la que se tendrán que adaptar los cultivos, opina Fisac.

“Estamos abocados a un uso eficiente del agua, no a regar por regar”, de hecho, cree, que “si las lluvias de primavera son abundantes”, la dotación aprobada por la CHG “será suficiente” para los riegos de apoyo a los leñosos. La productividad de estas explotaciones, en especial la de los viñedos, dependerá más de “cómo se mueva el mercado del vino y de la situación de las bodegas” cuando empiece la próxima vendimia, concluye.

Tablas de Daimiel

Sobre el estado del Parque Nacional de Las Tablas, donde, con las aportaciones de los sondeos de emergencia y con las últimas precipitaciones, cree que “se ha asegurado de la humedad en la zona de turbas”. El también concejal de Medio Ambiente señalaba que el parque es “otro usuario más” del acuífero y que, por tanto, si no llega el trasvase, tiene derecho a utilizar esa agua. “Si las decisiones políticas o las cuestiones técnicas no permiten el trasvase, hay que salvar Las Tablas así”, y por eso se desmarca de las críticas que algunos representantes agrarios han hecho sobre estas aportaciones de los últimos meses. “No solo se puede ver desde un punto de vista, el parque es nuestro patrimonio natural y también genera riqueza a través del turismo, tenemos que hermanar todo eso”, concluye.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − doce =