El girasol lucha por su supervivencia en Castilla-La Mancha

Sigue perdiendo superficie

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha ha celebrado su sectorial de cultivos herbáceos en Cuenca, donde se ha debatido, entre otras cuestiones, la disminución de hectáreas cultivadas de girasol en la región, los precios, el desarrollo de campaña, la creación de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Lenteja Castellana, el necesario encaje del girasol en la Política Agraria Común (PAC) y las ayudas asociadas.

Respecto al girasol, uno de los cultivos más importantes de la provincia de Cuenca, han lamentado como se ha visto reducida su superficie de de manera preocupante año a año. Asimismo, este cultivo no cuenta con un encaje dentro de la nueva PAC, con lo que ello implica de posible abandono de agricultores o búsqueda de otros cultivos que, hasta el momento, no han fructificado de manera conveniente.

El responsable de la sectorial de Herbáceos de UPA CLM, Vicente Caballero, ha explicado que el girasol no tiene acomodo en los ecoesquemas, por lo que se quedará fuera de las ayudas de este tipo. Ante esta situación, desde UPA solicitan alternativas como pagos específicos.

Caballero ha lamentado el descenso de superficie cultivada en Cuenca, que ha caído hasta las 121.000 hectáreas, perdiendo 8.000 en los últimos años. Incidía en que el girasol tiene un efecto positivo en el efecto invernadero, pues aprovecha los restos de abonado en profundidad de otras cosechas. “Estamos luchando contra la erosión y la pérdida de suelo, pues en verano se produce mucho, justo cuando el girasol está implantado en la tierra. Es necesario mantener la superficie cultivada y que aumente debido a los beneficios medioambientales clarísimos que tiene”, afirmaba.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece − seis =