Los siete ecoesquemas de la próxima Política Agraria Común (PAC) irán ligados a cada tipo de superficie agraria

En pastos permanentes y extensivos; en tierras de cultivos herbáceos; en tierras de cultivos herbáceos y cultivo permanentes; en cultivos permanentes y el caso particular del arroz

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha presentado a las Comunidades Autónomas una nueva propuesta de ecoesquemas en el marco de la arquitectura ambiental del Plan Estratégico de la Política Agraria Común (PAC).

El ministro Luis Planas ha reconocido que estos ecoesquemas constituyen el elemento más complejo en la elaboración del Plan Estratégico y que al tratarse de una figura de nueva creación en la PAC ha generado una lógica incertidumbre entre agricultores y ganaderos, porque además tienen un gran alcance pues suponen 1.107 millones de euros anuales, el 23 % del total de las ayudas directas.

Los ecoesquemas consisten en la remuneración de prácticas beneficiosas para el medio ambiente que realicen los agricultores y ganaderos más allá de la condicionalidad exigida para tener derecho al cobro de ayudas.

La propuesta de EE se basa en 7 prácticas concretas, que cubren todos los usos posibles del suelo, es decir, pastos permanentes y temporales, tierras de cultivos herbáceos y tierras de cultivos permanentes.

Cada agricultor o cada ganadero, puede escoger entre las prácticas que más le interesen según sea su modelo de explotación. A este respecto, se debe tener en cuenta:

-Sobre una misma hectárea, solo podrá computar una práctica. Aunque en algún caso se puedan realizar dos prácticas sobre una misma parcela (por ejemplo, rotación y siembra directa), se recibe la ayuda una sola vez.

-En el caso de la práctica consistente en mantener superficies de carácter no productivo (márgenes, islas de vegetación, barbechos semillados), y en la de rotación de cultivos, cuando se realizan sobre el porcentaje de la explotación mínimo exigido, el importe de ayuda se recibe por todas las hectáreas que han servido de referencia para el cálculo del porcentaje.

-Para un mismo tipo de superficie, el importe de la ayuda recibida por hectárea, es el mismo con independencia de la práctica que se realice.

-En el caso de las prácticas que se realicen sobre superficies de regadío, se introduce como requisito general llevar una gestión sostenible de insumos3, con el objetivo de promover la reducción del consumo y el uso más eficiente de agua, fertilizantes y fitosanitarios. La gestión sostenible de insumos implica:

-Utilizar una herramienta reconocida por la comunidad autónoma, para la gestión del agua empleada para el riego.

-Disponer de un plan de abonado, elaborado por un técnico.

-Registrar en un cuaderno de explotación electrónico la aplicación de fertilizantes y de fitosanitarios.

La nueva propuesta, una evolución de las anteriores, contempla siete prácticas remuneradas:

En pastos permanentes y pastizales:

-Pastoreo extensivo.

-Siega sostenible o mantenimiento de márgenes sin segar.

En tierras de cultivos herbáceos:

-Rotación de cultivos.

-Agricultura de conservación y siembra directa.

En tierras de cultivos herbáceos y permanentes:

-Superficies no productivas y elementos del paisaje.

En cultivos permanentes:

-Mantenimiento de cubiertas vegetales espontáneas sembradas.

-Mantenimiento de cubiertas vegetales inertes.

Para el cultivo del arroz se establecerá una práctica específica adaptada a las características especiales de este cultivo.

Todas estas prácticas se enmarcan en dos grandes campos ambientales:

Agricultura de carbono: Mejorar la estructura de los suelos, reducir la erosión y la desertificación, aumentar el contenido en carbono de los mismos y reducir las emisiones.

Agroecología: Favorecer la biodiversidad asociada a espacios agrarios, los paisajes y la conservación y calidad de los recursos naturales, agua y suelo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince + dieciocho =