Presentan dos estudios que demuestran que la fotovoltaica es una oportunidad para la Biodiversidad

La Universidad de Castilla-La Mancha y la consultora EMAT, en el VIII Foro Solar

El VIII Foro Solar, que organiza la Unión Española Fotovoltaica, UNEF, fue escenario de la presentación de dos estudios, uno realizado por la empresa de estudios medioambientales EMAT y otro elaborado por la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), que demuestran el impacto positivo que tienen las plantas fotovoltaicas sobre la Biodiversidad de los territorios donde se instalan.

El primero de ellos, de EMAT, analiza la Biodiversidad de aves y otras especies de fauna en tres instalaciones solares fotovoltaicas. En una de las plantas, situada en Mula (Murcia), el entorno medioambiental era prácticamente idéntico dentro y fuera de los límites del parque, sin destacar ningún impacto negativo; y en otra de las instalaciones estudiadas, en Puertollano (Ciudad Real), “había más riqueza de fauna en la planta” que en el exterior.

Como conclusión de la investigación, Santiago Martín Barajas, de EMAT señaló que “las instalaciones fotovoltaicas grandes, de decenas o cientos de hectáreas, pueden convertirse en hábitat para algunas especies animales”.

También señaló que es esencial para que haya acuerdo elegir bien el emplazamiento y no aquellos que tengan un valor intrínseco ambiental, y, además, que la gestión de la fauna se haga bien, de manera adecuada y sostenible, tanto en las plantas solares como en las fincas donde se desarrollan, en línea con las recomendaciones de UNEF.

Universidad de Castilla-La Mancha

En esta línea, los principales resultados del estudio llevado a cabo por la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM que analiza suelo, cubierta vegetal y fauna, concluye que, con el transcurso del tiempo, el suelo de la instalación, y en mayor medida el suelo bajo seguidores solares, evoluciona hacia un estado intermedio de transición, tendente hacia un ecotono entre sistemas agrarios y ecosistemas forestales, diferenciándose claramente de los cultivos herbáceos y aproximándose más a sistemas naturales más estables.

Añade que, después de la construcción de una planta fotovoltaica, la vegetación se recupera adoptando la composición florística de los alrededores de la instalación, por lo que en los límites interiores de un parque solar se forma un ecosistema de transición más rico y diverso, de características similares a los ecotonos naturales.

En cuanto a la fauna, el informe, circunscrito a Castilla-La Mancha, afirma que el abandono del uso agrícola en el suelo de las instalaciones y el mantenimiento de la cubierta vegetal espontánea natural ofrece amplias extensiones de refugio para la entomofauna, lo que genera importantes beneficios para grupos faunísticos insectívoros como quirópteros, reptiles, anfibios o aves (cuya alimentación básica es a base de coleópteros, ortópteros o lepidópteros).

De la misma manera, una reducción drástica en el uso de productos fitosanitarios genera importantes beneficios a las poblaciones animales, recuperando la normal estructura de las cadenas tróficas por medio del desarrollo de los productores.

En suma, concluye que las instalaciones fotovoltaicas pueden ser utilizadas por la fauna como refugio en diversas situaciones, tanto de forma natural por medio de la vegetación como de forma artificial por medio de la instalación de cajas nido; o usando las mismas infraestructuras de la planta, en línea con las recomendaciones de UNEF.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete − 2 =