Consejos para cuidar los aparejos de pesca

pesca

Castilla-La Mancha es tierra de pesca. Sin duda, son muchos los territorios en los que esta actividad es muy importante y son bastante las personas que practican la pesca recreativa de forma activa. Sin embargo, muchas veces se desconoce cuál es la forma correcta de mantener en buen estado los aparejos de pesca. A continuación, descubrirás cómo hacerlo de la manera más sencilla.

La pesca recreativa

Como saben los pescadores, todos los aspectos de la pesca recreativa están perfectamente regulados por un conjunto de normas. Como es evidente, hay que respetarlas y no llevar a cabo acciones fuera de la ley si no se quiere tener problemas con los agentes.

En este sentido, en las aguas interiores de Castilla-La Mancha, son las cañas y los carretes los principales aparejos que los pescadores van a tener que llevar consigo. Por ello, estos elementos deben cuidarse al máximo para evitar que se produzcan problemas que acorten su vida útil.

Con todo, las tareas de mantenimiento que vamos a explicar aquí se pueden llevar a cabo de forma muy sencilla con una serie de productos básicos como estos:

  • Jabón neutro
  • Brochas y pinceles
  • Pegamento universal y cinta

El interés en este asunto no es pequeño, tal y como se demostró en FERCATUR 2021, feria dedicada a la pesca, donde se vieron numerosos estantes que ofrecían accesorios y complementos con los que poder renovar las cañas que ya tienen un uso, lo que demuestra que existe un interés bastante notable dentro de la comunidad.

Cómo mantener la caña

De todos los aparejos que se usan en la pesca recreativa, el más sencillo de mantener es la caña. El uso de esta en las vedas de pesca permitidas conlleva que se vaya ensuciando e incluso que algunas de sus partes se astillen o empiecen a aparecer desperfectos.

En este sentido, lo primero que hay que hacer con la caña es llevar a cabo una limpieza completa, que puede hacerse con una mezcla de agua y jabón pasando un trapo por su superficie. Mientras se realiza esta tarea, es conveniente inspeccionar la superficie de la caña para detectar posibles roturas. Si se encuentra alguna, puede bastar con aplicar una pequeña cantidad de pegamento universal de calidad o usar una cinta para cubrirlas e impedir que se deterioren más de lo normal.

El mantenimiento del carrete

El carrete es el otro aparejo de pesca deportiva que hay que tener controlado y bien cuidado. Si bien se trata de un elemento un poco más complejo que la caña, puede conservarse siguiendo unos sencillos pasos.

Antes de comenzar, lo mejor es desmontar el freno. De esta manera, se evitará que la pieza se vea afectada por los productos de limpieza, ya que muchos modelos tienen una grasa especial que no debe quitarse. Por ello, hay que desmontarlo y eliminar la suciedad con brochas y pinceles completamente limpios.

El resto del carrete es algo más sencillo de limpiar. Basta con sumergir la pieza durante unas horas en una mezcla de agua y jabón para que toda la suciedad que tenga acumulada se vaya eliminando. Esto debería ser suficiente para dejar el carrete como nuevo, aunque siempre puede ser necesario que se tenga que frotar con un trapo para desincrustar las partes más complicadas.

Por último, no hay que olvidar que, antes de volver a montar el carrete y guardarlo, es necesario secar muy bien todo lo que haya estado en contacto con el agua. Para hacer esto, es aconsejable usar trapos que no dejen residuos como pelusas, ya que esto podría obstruir alguna de las partes móviles de los aparejos de pesca.

En definitiva, el cuidado y mantenimiento de la caña y el carrete son tareas sencillas de llevar a cabo. De esta manera, se podrán preservar los aparejos y, al mismo tiempo, ahorrar dinero a corto plazo.

 

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

veinte − 4 =