Buen momento para las cooperativas oleícolas de Jaén

Gracias a la recuperación del mercado del aceite de oliva y la apuesta por la calidad

Las cooperativas agroalimentarias de Jaén crecieron durante el año 2021 en volumen de negocio. Facturaron 1.250 millones de euros, una cifra un 20% superior a la del año anterior. El buen ritmo de comercialización del aceite de oliva, sumado a la estabilidad de los precios y a la apuesta por la calidad fueron las claves para este impulso. Los datos de las cooperativas jienenses se han presentado en el marco de la Asamblea General de Cooperativas Agro-alimentarias de Jaén.

El presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de la provincia, Higinio Castellano, ha mostrado su orgullo por el hecho de que el trabajo de las cooperativas en su apuesta por la calidad, la competitividad y la sostenibilidad haya supuesto también un importante acicate para este incremento de la facturación de las empresas cooperativas de Jaén.

Además, y en referencia a la comercialización y al fomento de un sistema productivo sostenible tanto en lo medioambiental como en lo económico, ha destacado el esfuerzo continuo de la federación para dimensionar el modelo cooperativo a través de las fusiones, como la de la cooperativa La Consolación, de Torredonjimeno, y Oleocampo, de Torredelcampo, gestionada directamente por la federación.

Castellano ha hecho hincapié en que, una vez normalizada la pandemia y superadas las trabas que esta supuso para el sector, los cooperativistas de Jaén han debido de hacer frente a otras situaciones que pusieron en riesgo su rentabilidad, como la importante subida de los costes de producción (principalmente por el incremento de los combustibles, la luz o los productos fitosanitarios), la sequía de 2021 o las amenazas que suponen normativas como la Ley de la Cadena o el Plan Estratégico de la PAC.

Olas de calor tempranas

La sequía y las olas de calor tempranas que han acontecido recientemente son para el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Jaén un dificultad que se añade a las amenazas que sufre el sector y que se traducirá en una importante reducción de la cosecha para el próximo año, máxime en un periodo de crucial importancia para el desarrollo del fruto del olivar como ha sido la primavera y será el verano.

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

4 + diecinueve =