La agricultura de precisión para evitar pérdidas en los cultivos detectando deficiencia de nitrógeno

Nitrógeno

Uno de los principales problemas en el desarrollo de las plantas de cultivo está en la falta de suficientes macrominerales (como nitrógeno, potasio, calcio, magnesio o fósforo) y/o microminerales (como zinc, cobre, manganeso, hierro o cloro, entre otros). La carencia de alguno de estos minerales supone un gran problema a la hora de realizar la agricultura, por lo que una buena prevención y alerta temprana son clave para las industrias que componen el sector agrícola.

El nitrógeno en la agricultura

De entre los elementos mencionados en la introducción, el nitrógeno es uno de los más necesarios para las plantas, pues facilita la absorción de otros elementos también necesarios. La cantidad de este elemento en el suelo afecta de forma directa a la calidad y al rendimiento de los cultivos. Ante un caso de deficiencia de nitrógeno en las plantas, estas verían su crecimiento mermado y algunos de sus procesos vitales alterados, como una peor fotosíntesis, una disminución del tamaño de los cloroplastos y la posible aparición de amarillamiento en las hojas, denominado clorosis.

Así pues, el análisis del suelo y la aplicación de fertilizantes nitrogenados es primordial para combatir la deficiencia de nitrógeno. En el caso de los fertilizantes, su uso en una cantidad adecuada en las zonas y cultivos que lo necesitan pueden aumentar el rendimiento sin desperdiciarlo, lo que reduce el gasto del agricultor. Además, un uso racional del fertilizante también evita que algunos recursos naturales cercanos, como masas de agua, puedan acabar contaminadas si este fertilizante entra en escorrentías de agua durante una fuerte lluvia.

La agricultura de precisión tiene ese mismo objetivo, optimizar los recursos con una aplicación de tasa variable de los insumos para aumentar la productividad y el rendimiento siendo sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Para ello, la agricultura de precisión se apoya en las últimas técnicas y tecnologías de la teledetección.

¿Cómo pueden los agricultores optimizar las aplicaciones de nitrógeno?

El objetivo de los agricultores debe ser mantener unos niveles óptimos de nitrógeno en el suelo y corregir cualquier deficiencia de nitrógeno que pudiera aparecer en algún momento determinado. Para ello existen diferentes recomendaciones que pueden incrementar la tasa de éxito.

El momento ideal para la aplicación de nitrógeno debe ser lo más cercano posible al periodo de rápida absorción del cultivo para maximizar su potencia. La aplicación de la dosis debe ser la cantidad necesaria y con una aplicación uniforme; hay que tener en cuenta que para distintos cultivos y/o campos esa dosis puede variar, pero es importante que no haya ni sobre aplicación ni una aplicación insuficiente. En función del tipo y marca de fertilizante, su aplicación y colocación será de una forma u otra. Además, existen otros factores a tener en cuenta, tales como el tipo de suelo, su humedad, la temperatura o la ubicación del campo.

Gestión del nitrógeno mediante imágenes de satélite

Gracias a los datos obtenidos mediante teledetección es posible identificar de forma rápida y fiable la cantidad de nitrógeno existente. Esto se realiza gracias al uso de diferentes longitudes de onda, algunas visibles y otras no, como el infrarrojo cercano, capaces de revelar información no visible con el ojo humano, como sería el contenido de clorofila en la planta. En el caso de haber un exceso de nitrógeno, la reflectancia del dosel de la planta sería inferior si lo observásemos a través del infrarrojo cercano. Al combinar índices de vegetación con diferentes longitudes de onda, es posible optimizar la gestión del campo con datos de satélite y gracias a las fuentes de datos de bajo coste, cada vez es más asequible el adoptar esta opción.

Cómo solventar la deficiencia de nitrógeno con EOS Crop Monitoring

EOS Crop Monitoring es una herramienta de análisis de imágenes de satélite en línea que promueve una gestión cómoda, eficaz y sostenible del campo. En lo que respecta a la deficiencia del nitrógeno, el programa cuenta con diversas funciones de ayuda.

Por un lado, tener información sobre las condiciones meteorológicas aporta información sobre la necesidad o no de nitrógeno que tienen los cultivos. Por ejemplo, las sequías o las lluvias torrenciales afectan de forma negativa al balance de nitrógeno. Con la previsión meteorológica para los próximos 14 días, así como datos históricos, es posible organizar las actividades de campo en consecuencia. En esa misma dirección va la función de detección de anegamientos, tanto los provocados por lluvias fuertes como por riego excesivo. Ese exceso de agua es negativo para las plantas, por lo que el índice NDMI permite detectar zonas concretas dentro del campo que puedan sufrir de este problema.

Por otro lado, la monitorización de la salud de los cultivos por medio del índice ReCl permite evitar problemas durante las etapas de crecimiento de estas. El nitrógeno y su exceso o falta puede provocar problemas que van desde amarillamiento hasta retrasos o desviaciones en el crecimiento. Si los valores en el índice son excesivamente bajos, se tratará muy seguramente de deficiencia de nitrógeno.

Las estrategias sostenibles de gestión de los cultivos pasan por un uso racional de los insumos, entre los que se incluyen los fertilizantes nitrogenados. La fertilización basada en la teledetección tiene varias ventajas, entre las que destacan la mejora de la productividad y calidad de la cosecha y la reducción del desperdicio de recursos. No obstante, la economía de pequeños agricultores o agricultores en países en vías de desarrollo es limitada, por lo que es necesario que los gobiernos den apoyo para la adopción masiva de esta increíble tecnología.

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

diecisiete − 1 =