Agricultores y ganaderos rechazan que se les criminalice por los incendios forestales

No entienden que se prohíba el uso de maquinaria pero se permitan las actividades de ocio en el medio natural

incendios

La Unión de agricultores y ganaderos de Castilla-La Mancha ha criticado la prórroga de las medidas extraordinarias en el campo hasta el 7 de agosto para prevenir incendios, que considera “una muestra más del desprecio” del Gobierno regional hacia el sector agropecuario.

La organización ha cargado duramente contra la extensión de las medidas adoptadas por la Consejería autonómica de Desarrollo Sostenible, que prohíben el uso de maquinaria entre las 12:00 horas y las 22:00 horas ante el alto riesgo de propagación de incendios forestales, porque no permite trabajar a los agricultores, pero sí las actividades de ocio en el medio natural.

La Junta, por su parte, ha justificado esta decisión ante la previsión de que se mantengan las altas temperaturas durante la próxima semana, sumadas a fuertes rachas de viento y un nivel de humedad muy bajo en la vegetación.

La Unión de Castilla-La Mancha ha recriminado al Ejecutivo autonómico que los trabajadores del campo deben realizar labores que no se pueden hacer en otra época del año y ha subrayado que el agrícola es un sector “estratégico” para la alimentación de la población, por lo que no entiende la imposición de dichas restricciones.

«No se entiende que el ocio, el divertimento, las actividades lúdicas, se permitan, mientras que al que trata de ganarse la vida y el sustento se le impida de manera taxativa trabajar, por lo menos según las palabras del presidente, Emiliano García-Page”, ha proclamado.

Así, la organización ha subrayado que una cosechadora parada durante 15 días supone una “pérdida enorme” para su propietario, ya que esas máquinas “son carísimas” y deben amortizarse en campañas de corta duración.

Por tanto, el agricultor que no pueda recoger sus cosechas en esas dos semanas podría perder la producción “a causa de un incendio, un pedrisco o el natural descabezado de las espigas”, ha lamentado, en tanto ha recordado que la mayoría de los incendios son causados por la gente cuando sale al campo por motivos de ocio o por accidentes de tráfico.

En consecuencia, la Unión ve más “lógico” prohibir toda actividad no esencial desde el inicio del período de incendios o de riesgo de incendios, antes que las actividades laborales: «El no hacerlo así supone un menosprecio hacia el sector agropecuario, al que por otra parte ya estamos acostumbrados”.

Ha advertido de que las restricciones al sector productor ocasionarán el “desabastecimiento total” de alimentos.

Plataforma en Defensa de la Agricultura y Ganadería Ecológicas de Castilla-La Mancha

Por otra parte, desde la Plataforma en Defensa de la Agricultura y Ganadería Ecológicas de Castilla-La Mancha han pedido a García-Page que “deje de criminalizar y culpabilizar a los agricultores y ganaderos por los incendios que está sufriendo esta región”.

Recuerdan que el año pasado el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha anuló por sentencia judicial las limitaciones de la siega.

Instan a que se prohíba cualquier actividad que implique un posible riesgo de incendio, como circular por las carreteras; trabajos de mantenimiento de las carreteras con desbrozadoras; circulación del tren; suministro eléctrico; campamentos, casas de campo y casas rurales, etcétera.

Insisten que los agricultores y ganaderos son los principales interesados en que no haya incendios para no perder sus cosechas y sus animales, y los primeros en acudir con sus aperos a intentar apagar los fuegos y guiar a los bomberos forestales por el monte.

 

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

diez − 8 =