Una mujer, reconocida por primera vez mejor maestra de molino

Consoli Molero, de COLIVAL (Valdepeñas)

Por primera vez en la historia de España, una mujer ha sido reconocida como la mejor maestra de molino. Se trata de Consoli Molero, de la cooperativa olivarera de Valdepeñas (COLIVAL).

AEMO (Asociación ESpañola de Municipios del Olivo), la red de pueblos y provincias distribuidas por la geografía nacional olivarera, concede desde hace 15 años el premio a la Mejor Almazara con el ánimo de valorizar y ensalzar a las industrias que transforman el fruto de la aceituna.

AEMO no sólo barema el producto final, sino las condiciones empleadas en su obtención. Es por ello que además de asignar una puntuación objetiva al mejor aceite producido en cada almazara se considerará el esfuerzo, tanto en la idoneidad de las instalaciones empleadas como en el manejo de las mismas, que los gestores y operarios de las industrias almazaras empleadas emplean.

El reconocimiento al mejor maestro de almazara, de forma personal, éste dirigido al Jefe de Producción que a pie de industria realice el manejo más adecuado de las instalaciones, desde el patio a la bodega.

Molero maneja la almazara de la Cooperativa de una forma ejemplar, desde su puesto de gerente ha sabido incentivar y convencer a sus socios del momento óptimo de recolección para que el fruto arribe al molino en perfectas condiciones de maduración, pero una vez allí se enfunda el mono y capitanea personalmente el proceso de la aceituna.

Quizás nadie comprenda, ni haya comprendido nunca, a la variedad cornicabra como ella porque sabe cuándo sacrificarla del árbol, sabe recibirla y mimarla en su paso por las máquinas y sabe catarla en el silencio de la bodega, de forma que el resultado son unos aceites que triunfan en los concursos nacionales e internacionales, situándose al mismo nivel y mirando directamente a los ojos de variedades excepcionales como Hojiblanca, Picual o Coratina. Esta misma campaña, sin ir más lejos, ha logrado situar a 5 de sus aceites en el TOP100 mundial.

Se ha valorado también la inquietud y el olfato comercial de esta profesional de la molturación, que no contenta con dirigir la cooperativa en todas sus facetas, además se atreve a diseñar sus propio packaging de forma que hablamos, esta vez sí, de un trabajo encomiable y muy personal desde el árbol a la botella.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece + siete =