Conozca los requisitos para solicitar una ayuda de mejora de explotaciones relativa a regadíos

Se debe disponer de derechos de agua; instalar contadores; llevar aparejado un ahorro de agua o realizar un curso

Las ayudas de mejora de explotaciones se pueden solicitar hasta el próximo 22 de octubre. Unas de las inversiones subvencionables serán las de regadío, aunque conllevan diversos condicionantes, como disponer de derechos de agua e instalar contadores (y mantenerlos operativos y en estado correcto).

Además, las actuaciones a llevar a cabo tienen que ser coherentes con la planificación hidrológica de su demarcación y con la Directiva Marco del Agua (que, entre otras cosas, cuestiona cualquier plan al objetivo de que las masas de agua alcancen un buen estado cuantitativo y cualitativo).

Por añadidura, las inversiones en regadío siempre deben llevar aparejado un ahorro de potencial mínimo que oscila entre el 5% y el 20%, en función del sistema de regadío a sustituir, o del 50% si el estado de la masa de agua no es cuantitativamente bueno.

El ahorro no puede destinarse a aumentar la superficie de regadío, ni a aumentar las dotaciones y los derechos que dejen de utilizarse no se pueden ceder ni vender en 5 años desde la concesión de la ayuda. Para comprobar esto, durante 5 años desde la certificación, habrá que declarar los consumos anualmente a Confederación en cada mes de febrero.

Las inversiones ligadas a consumo energético deberán diseñarse para fomentar el ahorro y si van destinadas exclusivamente a tal fin deben contar con una auditoría energética y seguir sus recomendaciones en la medida en que sean económicamente asumibles por la explotación.

El beneficiario tendrá también que hacer un curso de optimización del manejo de agua o contar con una asesoría continua sobre riego.

Las inversiones en captaciones de agua, estaciones de bombeo y electrificaciones en regadío no pueden superar el 80% de la inversión financiable total (si sólo se invierte en eficiencia energética del regadío este límite no se tiene en cuenta).

Finalmente, los beneficiarios de dichas ayudas deberán mantenerse en la actividad y en la explotación, conservando las inversiones, durante 5 años desde la concesión de las mismas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 1 =