Puntos negros de muertes de linces, también en Castilla-La Mancha

Según denuncian desde WWF

Coincidiendo con el Día Internacional del Lince, la organización conservacionista WWF ha denunciado que la muerte de, al menos, 14 ejemplares de lince ibérico por atropello en carreteras españolas en casi la primera mitad del año. La mayoría de las muertes se concentran en unos pocos puntos negros y lamenta la “desidia” de las diferentes administraciones de Fomento, responsables de habilitar pasos de fauna en estas carreteras para solucionarlo. Por ello, demandan una mayor implicación de todas las administraciones a la hora de resolver este problema y piden a los ciudadanos que apoyen su campaña.

Un macho de lince ibérico de nombre “Esencia”, uno de los más longevos de la población de Doñana-Aljarafe y de enorme valor genético, ha sido el último ejemplar atropellado en 2019. Ocurrió el 1 de junio en el muro que conduce a la Reserva Natural Concertada de la Dehesa de Abajo, en el término municipal de la Puebla del Río (Sevilla), un punto negro donde han muerto tres ejemplares desde 2014.

Con “Esencia” ya son al menos 14 los ejemplares de lince ibérico muertos por atropello en las carreteras españolas en estos meses del año. Aunque son varias las amenazas a las que se enfrenta este animal, entre ellas el furtivismo, cada año, cerca del 60% de las muertes de lince se deben a esta causa. Este número se ha multiplicado en los últimos años hasta convertirse en el mayor peligro para esta joya de la naturaleza.

Además, la mayoría de las muertes se concentran en unos pocos puntos negros en determinadas carreteras como los de la A-4 a la altura de las localidades de Andújar (Jaén) y de Almuradiel (Ciudad Real), la N-420 entre Cardeña y Montoro, en carreteras locales como la A-411 entre Hinojos (Hu) y Villamanrique de la Condesa (Se) y la CM-10 entre Mazarambroz y Cuerva, en Toledo.

Para reducir y frenar la mortalidad de linces por atropello, WWF pide que se corrijan estos puntos negros y se habiliten de forma urgente pasos de fauna que puedan utilizar los linces y el resto de animales para cruzarlas de forma segura.

En el año 2002, solo quedaban 92 linces en la naturaleza, por lo que este felino llegó a estar catalogado como en “Peligro Crítico de Extinción” a nivel mundial. Pero los esfuerzos de conservación están dando sus frutos y hoy ya son casi 700 los que campean en libertad por la península ibérica.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × dos =