50 vacas víctimas de maltrato animal en Navalpino. PROANIMAL CLM

PROANIMAL CLM estudia la posibilidad de denunciar ante la Audiencia Nacional a altos cargos y funcionarios de varias Comunidades Autónomas por el sacrificio de las vacas maltratadas en Navalpino.

La Consejería de Agricultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (JCCM) ya se ha salido con la suya. Ayer, 8 de agosto, la JCCM procedió a sacrificar a las 50 vacas víctimas de maltrato animal en Navalpino (Ciudad Real).

Este fatídico resultado corresponde con la inicial pretensión de la JCCM de mayo de 2018, donde solicitó al Juzgado de Instrucción Nº 1 de Ciudad Real el sacrificio e incineración de las vacas supervivientes del acto de abandono y maltrato animal por parte de un ganadero. Tras el acuerdo alcanzado con la JCCM (10 de abril de 2019) y la resolución judicial (mayo del presente año), donde se acordaba que PROANIMAL CLM fuese depositaria de estas vacas para su traslado a los diferentes Santuarios de animales, la supervivencia de estos animales ha llegado a su final. Un desenlace que ha estado envuelto en una serie de actuaciones irregulares, por parte de funcionarios de diferentes Comunidades Autónomas, y que ha contado con la autorización judicial.

PROANIMAL CLM está estudiando la posibilidad de interponer denuncia penal ante la Audiencia Nacional frente a altos cargos y funcionarios de varias Comunidades Autónomas por ciertas irregularidades y contradicciones en la actuación de solicitud de traslado de estas vacas. Entre otros motivos, destacamos los siguientes:

En primer lugar, la JCCM, previamente a conocer la situación sanitaria de las vacas, se comunicó, de manera informal a través de emails (nunca se realizó apertura de expediente administrativo), con funcionarios (Jefes de Servicios de Sanidad Animal) de diferentes Comunidades para “saber qué requisitos” tenían “que cumplir estos animales para autorizar su traslado”, poniendo de relieve que los bovinos de Navalpino provenían de una calificación “de alta prevalencia de tuberculosis”. Recordamos que se realizaron dos saneamientos en la explotación de Navalpino: en la primera, 3 vacas dieron positivo en tuberculosis y fueron sacrificadas, y en la segunda se obtuvo un resultado negativo en el resto de animales a dicha infección. Solo faltaba una tercera comprobación del estado de salud de los animales que hubiese permitido que viajasen a los santuarios y no se llevó a cabo. Con ello, entendemos que la JCCM actuó de mala fe ya que, lejos de cumplir con su obligación de proceder al último saneamiento antes de solicitar el traslado a otras Comunidades, dejó constancia de la situación de infección en el primer saneamiento (solo 3 bovinos que fueron sacrificados). Por su parte, diferentes Jefes de Servicio de las Administraciones de destino no dieron permiso para que los Santuarios pudiesen acoger a las vacas.

La gravedad del asunto se centra en que, a diferencia de lo que mantiene la JCCM, algunas Administraciones de los santuarios, no denegaron la acogida de los animales y tenemos documentos oficiales que así lo acreditan. Pues “Frente L.A. Santuario Animal” recibió acta de inspección de la Consellería Do Medio Rural de la Xunta de Galicia en la que expresamente admitía incorporar las reses vacunas procedentes de la explotación de Navalpino. Por otra parte, la “Asociación Vacaloura Santuario Animal”, tras requerir a la Xunta de Galicia información relativa a la tramitación de la solicitud de la JCCM sobre la autorización del certificado sanitario de movimiento, recibió comunicación de la Consellería Do Medio Rural donde informa literalmente: “En esta unidad no se recibió ninguna solicitud de autorización sanitaria de traslado por parte de la “Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, por lo que no puede haber la denegación de la misma que presupone en su escrito, así como ningún expediente con resolución desestimatoria alguna”.

Resulta obvio que se ha falseado la realidad de la situación y ello ha impedido hacer efectiva la salvación de estas vacas. Todo ello, con la connivencia de los altos cargos responsables en esta materia y la colaboración del Juzgado de Instrucción Nº 1 de Ciudad Real. Pues, esta asociación dio traslado al Juzgado de los documentos públicos que acreditan que, al menos, a dos santuarios no se les ha denegado el traslado, siendo que hizo caso omiso a ellos.

Es intolerable que las Administraciones, lejos de velar por el bienestar animal, realicen ciertas prácticas porque les molesta la labor que realizan los santuarios y asociaciones animalistas, ya que pone en evidencia la incapacidad y falta de voluntad de estas Administraciones para hacer frente a las situaciones de maltrato, abandono y sufrimiento que padecen muchos animales.

No nos vamos a quedar con los brazos cruzados, sino que continuaremos luchando para que estas situaciones no vuelvan a ocurrir.

PROANIMAL CLM

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × dos =