¿Cómo afectan a los cereales el tronchaespigas, los céfidos y el mosquito?

El Boletín Fitosanitario de Avisos e Informaciones de la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha alerta en su último sobre el tronchaespigas y los céfidos del cereal, señalando que ambos realizan la puesta de los huevos en el interior del tallo de los cereales. Las larvas se desarrollan en el interior. En el caso del tronchaespigas realiza una galería central que produce una desecación precoz y caída de la espiga, siendo característico de sus ataques encontrar espigas en el suelo cortadas por su base.

Los céfidos excavan galerías en sentido descendente, roen la mayor parte del tallo, y provocan la rotura de este y desecación de la espiga. Ambos descienden a la base del tallo para refugiarse durante el invierno.

En las parcelas que se hayan detectado daños en la campaña anterior se deben establecer medidas preventivas para combatir la plaga tales como realizar rotaciones de cultivo, evitar sembrar cereales en estas parcelas, cosechar con el corte lo más bajo posible para intentar destruir el mayor número de larvas y enterrar el rastrojo con una labor profunda.

Mosquito del cereal

También avisan de la incidencia del mosquito del cereal, una plaga que puede afectar a diferentes cultivos de cereal (cebada, avena y trigo). Suele tener una generación anual, aunque en siembras extratempranas (septiembre) y con condiciones favorables pueden llegar a darse dos generaciones, otoño y primavera.

Las hembras depositan los huevos en el haz de las hojas. Una vez eclosionan, las larvas se dirigen hacia la vaina de la base de la planta, fijándose cerca del primer nudo donde se alimentan durante todo su desarrollo. En el tallo se puede observar una coloración más oscura y un abultamiento en la base de la caña donde se alojan las larvas. Los síntomas característicos son debilitamiento de la planta con amarilleo en las primeras hojas, se paraliza el crecimiento y provoca la muerte de la planta.

Cuando se detectan ataques importantes en la campaña anterior, deben establecerse medidas preventivas tales como evitar siembras tempranas, para evitar las puestas de los adultos emergidos durante el verano, y realizar rotaciones de cultivo evitando sembrar cereales en estas parcelas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − nueve =