Un paso más hacia la igualdad. FADEMUR Castilla-La Mancha

El 21 de noviembre de 2019 tendremos que marcarlo en el calendario como el día de la aprobación del Estatuto de las Mujeres Rurales de Castilla-La Mancha, la respuesta a la demanda que en febrero de 2018 la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales expuso al Gobierno regional en la Consejería de Agricultura. La organización feminista consideró imprescindible adoptar medidas para promover actuaciones que promocionarán la concepción del medio rural como espacio de cohesión social, integración social y económica, entre otras medidas.

El día 21 de noviembre de 2019 será recordado como el día en que se empezaron a mejorar las cuotas femeninas en las organizaciones del sector, reduciendo el desequilibrio por sexo, al menos un 40% de mujeres en los órganos de decisión, aunque FADEMUR pidió un 50 %. El Estatuto de las Mujeres Rurales contribuirá al reconocimiento de los derechos de las mujeres trabajadoras del sector primario, con medidas para el acceso de las mujeres a la titularidad de las explotaciones agrarias y medidas de fomento del acceso de las mujeres agricultoras y ganaderas a la titularidad de las explotaciones y a la figura de la titularidad compartida.

Por otro lado, la ley aprobada hoy fomentará el igualitarismo, modificando situaciones que, ancladas en la inercia de la tradición, dan soporte a actitudes de resistencia hacia la igualdad de género, empoderando, reconociendo y visibilizando a las mujeres como sujetos activos y con capacidad de acción como sujeto individual y colectivo. Pero también impulsará la corresponsabilidad en el medio rural y luchará contra la lacra de la violencia contra las mujeres.

Desde FADEMUR Castilla-La Mancha consideran que el Estatuto fomentará el desarrollo de las poblaciones rurales, favorecerá y promoverá la incorporación de las mujeres a la vida laboral, garantizando su acceso a la formación y su participación en el desarrollo sostenible de su entorno, no solo en lo que refiere a la economía y el medioambiente, sino también a un desarrollo socialmente sostenible, donde las mujeres tienen mucho que ofrecer y recibir, tal y como explican desde la organización feminista rural.

FADEMUR ha demandado estrategias que impulsen el desarrollo sostenible de las zonas rurales, donde la incorporación de la mujer es un elemento clave para garantizar su viabilidad; de manera que la discriminación positiva (en materia fiscal o de la seguridad social, o de ayudas, por ejemplo) a favor de derechos, posibilidades, ayudas y servicios que inviertan una una realidad discriminatoria con las mujeres es más que razonable. Desde la organización feminista entienden que con el Estatuto se dará un paso de gigante contra la triple discriminación que sufren las mujeres rurales, al ejercer una actividad económica sometida a grandes incertidumbres y vivir en un entorno muy masculinizado; todo ello con poco apoyo social, sociosanitario y económico en las tareas familiares.

FADEMUR Castilla-La Mancha

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × cuatro =