Estruvita, o cómo transformar un residuo contaminante en un fertilizante

El proyecto Relive Waste pretende transformar diferentes formas de residuos ganaderos en estruvita, un fertilizante que permitiría cerrar el ciclo de nutrientes a escala de granja, reducir impactos sobre el medio natural y contribuir a la competitividad del sector

La Fundación Global Nature (FGN) está trabajando en un proyecto demostrativo llamado Relive Waste que en la actualidad se encuentra en su primera fase y que pondrá en marcha cuatro plantas piloto en los cuatro países participantes (España, Italia, Bosnia-Herzegovina y Chipre).

El objetivo de esta iniciativa es transformar diferentes formas de purines (con diferentes grados de pretratamiento) en estruvita, un fertilizante orgánico-mineral que además de ser estable químicamente, es fácilmente manipulable y asequible económicamente. Según los expertos, los beneficios que podría conllevar esta iniciativa, en la que trabaja la FGN, trascienden la transformación de los residuos en un material con valor añadido. De hecho, pasarían por reducir el volumen de purines en granjas, evitar lixiviados de nitrógeno y fósforo por aplicación de volúmenes excesivos de purines y/o en periodos no adecuados, evitar emisiones de gases de efecto invernadero o contribuir a la futura normativa sobre biofertilizantes, entre otros.

En una segunda fase, el fin del trabajo es dar a conocer la tecnología entre ganaderos y administraciones para fomentar su uso y animar a que se invierta o se apoye con políticas de la Política Agraria Común (PAC).

Al final, se trata de comprobar que la estruvita es un buen fertilizante y conseguir su reconocimiento como tal. Actualmente, hay muchos nuevos fertilizantes que provienen del aprovechamiento de residuos agroganaderos y agroalimentarios, pero la tecnología va por delante y esta es parte de la clave del Relive Waste. Este es un proyecto europeo financiado a través del programa Interreg Med en la línea Green Growth. Este proyecto se desarrolla desde principios de 2018 hasta mediados del año 2020.

Ajustar la tecnología a la granja

Este proyecto no pretende testar la tecnología en sí, que en la actualidad ya existe, sino ajustar la tecnología a escala de granja. Para ello, se trabajará con los purines tal y como vienen de granja o con los tratamientos más comunes, para que la transferencia de la tecnología al sector sea realista. Además, se analizará el valor de la estruvita obtenida y su coste, para ver si puede competir con otros fertilizantes del mercado, así como el valor del fertilizante obtenido, que los comercializados y su ciclo de vida de la estruvita (es decir, los pros y contras medioambientales).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × uno =