Detectados 90 cachorros de lince ibérico en Castilla-La Mancha

Tras la temporada de cría

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha adelantado un primer balance de la temporada de cría de lince ibérico en la región correspondiente a este año 2020. El balance señala que se han conseguido detectar un total de 90 cachorros en las áreas de reintroducción de lince ibérico. En los Montes de Toledo se han localizado 19 camadas y 60 cachorros, y en Sierra Morena oriental han sido 10 camadas y 30 los cachorros contabilizados.

Estas cifras deben considerarse preliminares puesto que serán aún mayores, al estar pendiente de confirmación la reproducción de otras hembras que habitan en la zona de Sierra Morena occidental. Estos ejemplares aportarían a la suma total sus nacimientos, y a estas nuevas incorporaciones habría que añadir, también, los 10 ejemplares de un año de edad, procedentes de los centros de cría en cautividad que han sido liberados durante 2020, cinco en la provincia de Toledo y cinco en la de Ciudad Real, todos ellos nacidos el año pasado.

Estos datos han sido valorados por el viceconsejero de Medio Ambiente, Fernando Marchán, como “muy positivos” y a su juicio demuestran que, “los planes de conservación y recuperación de las especies amenazadas que pueblan nuestros espacios naturales y que impulsa el Gobierno de Castilla-La Mancha están dando grandes resultados”.

Marchán, que ha querido felicitar “por su gran trabajo” al cuerpo de agentes medioambientales, al personal técnico de la Consejería de Desarrollo Sostenible, a los trabajadores de los centros de recuperación y a las asociaciones y organizaciones que colaboran con el Ejecutivo regional en los programas de reintroducción de la especie, ha subrayado que estos “buenos resultados no son fruto de la casualidad, sino de una planificación que tiene como objetivo conservar una especie que estuvo a punto de extinguirse”.

En este sentido, ha recordado que “lejos de conformarnos con lo logrado, estamos actualizando los planes de recuperación del lince ibérico que databan de hace 17 años para adaptarlos a la realidad actual”. Ha añadido el viceconsejero al respecto que dicho plan se encuentra en participación pública hasta el 2 de septiembre, “por lo que estamos abiertos a las aportaciones que nos quieran hacer llegar nuestros ciudadanos hasta esa fecha”.

Marchán también ha destacado que el objetivo es que el lince se perpetúe en Castilla-La Mancha, motivo por el cual ampliamos a finales del mes de febrero las zonas de presencia estable y reproductora “alcanzando ya a 28 municipios entre Montes de Toledo y Sierra Morena Oriental”.

Como hace habitualmente, la Consejería de Desarrollo Sostenible procederá a elaborar en el último trimestre del año el censo anual que reflejará la totalidad de linces ibéricos que habitan en Castilla-La Mancha, y que, en 2019, arrojó una cifra superior a los 200 ejemplares, un tercio del total de los que habitan en la Península.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − uno =