Asegura que el calentamiento global permitiría producir una segunda cosecha de uva

De características totalmente distintas y claramente superiores a las de la primera cosecha

vendimia

El catedrático de Viticultura de la Universidad de La Rioja e investigador del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV) Fernando Martínez de Toda ha publicado un artículo en la revista científica Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino ífica ‘Vitis Journal of Grapevine Research’ en el que demuestra que el cambio climático permite producir dos cosechas al año, con 40-50 días de diferencia en las fechas de maduración y vendimia y que la composición de la uva de la segunda cosecha es totalmente distinta y claramente superior a la de la primera cosecha.

Mediante una adecuada ejecución de la técnica de forzado de yemas en las variedades Garnacha, Tempranillo y Maturana Tinta, es posible obtener una segunda cosecha de los brotes forzados, que se suma a la primera cosecha de los pámpanos principales. La segunda cosecha representa alrededor del 30% de la cosecha primaria, lo que supone alrededor de 1 kg/cepa. En relación con el control no forzado, la cosecha primaria madura unos 13 días más tarde y la cosecha secundaria unos 40-50 días más tarde.

Segunda cosecha

La segunda cosecha produce racimos y bayas más pequeños con pH más bajo, mayor acidez, ácidos málico y tartárico más altos y antocianos mucho más altos en comparación con la cosecha primaria.

Esta es la primera contribución a la literatura que estudia, en condiciones de campo y para tres variedades de vid, la distinta composición de la uva entre la cosecha primaria y la cosecha secundaria.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − 6 =