Naves prefabricadas para agricultura, una alternativa económica y rápida para las diversas necesidades de almacenamiento

Su coste es muy inferior al de las naves tradicionales

naves prefabricadas

En la agricultura y ganadería actuales la capacidad de almacenamiento es fundamental, tanto para guardar los productos cosechados como para salvaguardar aperos, herramientas, tractores, maquinaría, combustible, tecnología, etc.

Además, el agricultor y ganadero requiere de diversas fórmulas a la hora de diseñar su nave de almacenamiento, para que se pueda adaptar a sus necesidades específicas.

Así, la construcción de este tipo de naves para agricultura ha ido evolucionando a lo largo de los años, dejando atrás los tradicionales silos o graneros, chozos, horreos, bombos… para llegar a infraestructuras más herméticas y seguras y con mejores condiciones térmicas. También los tipos de materiales se han ido mejorando, consiguiendo mayor durabilidad y requiriendo menor mantenimiento.

La construcción de espacios de almacenamiento está ligada al propio desarrollo de la actividad agropecuaria, pues primero la llegada de la tracción mecánica y después las nuevas tecnologías han cambiado notablemente el sector primario. Ante esta evolución han surgido también nuevas posibilidades de construcción de espacios de almacenamiento, tanto en tamaños, como en materiales, acabados, etcétera.

Dentro de estas novedades, la empresa LAURALU ofrece numerosas posibilidades de almacenamiento, con un proceso de construcción de naves prefabricadas cuatro veces más rápido y dos más económico que la construcción tradicional. Así, el ahorro respecto a una nave tradicional de acero u hormigón es del 50 %, y con un tiempo de montaje de pocos días.

En muy poco tiempo, instalan un almacén para agricultura o ganadería a base de estructuras metal-textiles que no requieren cimentación, con una altura de hasta 15 metros y que cumplen con los estándares climáticos (NV65 y Eurocódigos) y ERP (CTS7).

Ofrecen tres tipos de construcciones: marquesinas, pabellón cerrado y nave con aislamiento, de gran versatilidad para las distintas necesidades tanto de agricultores como de ganaderos, que pueden elegir sus dimensiones y características dependiendo de su uso, ya sea para guardar herramientas y aperos; tractores; maquinaría más pesada, como cosechadoras; o como almacén de productos agrarios o alimento para el ganado.

Y es que estos pabellones metalo-textiles se adaptan a cualquier tipo de actividad, estando disponibles también en alquiler y con entrega llave en mano en muy poco tiempo, siendo una solución más flexible y económica.

Son además una opción que puede ser ampliable, de fácil y rápido montaje o que incluso tienen la opción de ser naves desmontables para ubicar en otro espacio o zonas.

Este tipo de infraestructuras suponen un gran avance para el sector primario, cada vez más necesitado de espacios de almacenaje debido a las diferentes campañas de recolección y al incremento del uso de todo tipo de maquinaria.

Además, actualmente, por diversos factores, es poco recomendable dejar maquinaria, aperos o productos agrarios en las explotaciones a la intemperie, tanto por el deterioro a causa de las condiciones climatológicas, como por seguridad. En cuanto a los productos agrarios también requieren de condiciones espaciales de almacenamiento, que cumplan los requisitos y normativas vigentes.

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

tres × cinco =