Los cepillos tienen múltiples usos tanto en la agricultura como en la ganadería actual

Tanto en el proceso de manipulación de frutas y hortalizas como en la limpieza de granjas

cepillos industriales

Lavar, pelar, pulir o barnizar frutas y verduras son aplicaciones que se realizan diariamente, utilizando en muchas partes del proceso cepillos cilíndricos. También se emplean los cepillos técnicos para otras necesidades, como desbrotar ramas, dosificar semillas o calibrar frutos.

Gracias a los diferentes tipos de cepillos y fibras existentes se puede realizar cada función perfectamente, logrando en cada proceso el mayor rendimiento posible.

Según los condicionantes de cada proceso (trabajo en húmedo, con temperatura, utilización de productos químicos, etc.) se recomienda la fibra más óptima.

Los cepillos industriales para agricultura son fundamentales actualmente, ya que las normas de calidad y los protocolos de seguridad de los clientes obligan a que los frutos se comercialicen limpios. Así, se lavan todas las frutas excepto aquellas que se pueden dañar con el agua, que en general se cepillan.

Los cepillos son desinfectables, ya que se pueden usar materiales resistentes a temperaturas de hasta 100/120ºC y otros que soportan productos químicos como desinfectantes, etcétera.

El cepillo se adapta a las estrictas exigencias de seguridad de las empresas alimentarias para la detección de cuerpos extraños en el producto. Además, la fibra en poliéster detectable es sensible a instrumentos de control y prevención aplicados en las líneas de producción como imanes y detectores de metales.

Cepillos en ganadería

Los cepillos en ganadería tienen una función fundamental. Como en cualquier otro sector, la limpieza es fundamental y el cepillo de empuje, en este sentido, es una de las herramientas más importantes.

Uno de los mejores usos que tiene es la excelente limpieza que realiza del estiércol. Este elemento siempre se pega más, suele tener grandes dimensiones y es complicado de limpiar. Estos cepillos, gracias a las múltiples fibras que tienen y a la densidad en la que están dispuestas recogen el estiércol perfectamente. De esta manera, es mucho más cómodo limpiar las granjas.

cepillo para ganadería

Otro uso dentro de la limpieza es el de despejar los caminos. Estos siempre terminan llenos de residuos, piedras o cualquier otro elemento que, si no se retira, puede causar problemas o daños a la maquinaria y los vehículos que lo transiten. Por eso, los cepillos de empuje se convierten en una opción imprescindible para la recogida y limpieza de residuos. Como su nombre indica, su principal capacidad es la de empuje. Tanto para apartar como para limpiar las zonas de la granja.

Uno de los usos más interesantes que hay y más oportunos en el caso de las granjas. Las vacas, cuando están comiendo, suelen tirar por fuera toda la comida del comedero. Y esto hace que el granjero tenga la función de estar continuamente devolviendo el alimento al propio comedero. Gracias a un cepillo de empuje se le puede repartir correctamente toda la comida a los animales de la granja sin que esta se caiga ni se desperdicie.

De esta manera, se consigue un ahorro importante y se gana en comodidad a la hora de repartir el alimento. Por lo tanto, se simplifican también las tareas del propio ganadero.

En definitiva, el cepillo de empuje es uno de los más importantes dentro de los cepillos de ganadería. Tiene mucha facilidad de instalación y uso, y puede aplicarse en cualquier vehículo. Además, tiene más de una función, y es especialmente práctico para la limpieza y para el alimento de los animales.

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ocho − 6 =