Advierten que un crecimiento “desmedido” del cultivo del pistacho puede tener consecuencias “no deseables”

En Castilla-La Mancha ha experimentado un incremento del 309% de la superficie cultivada entre 2017 y 2021, alcanzando las 46.196 hectáreas

pistachos

Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha ha celebrado en Villamayor de Santiago (Cuenca) una mesa de trabajo con responsables de cooperativas y sociedades de transformación (SAT) con producción de pistacho, con el objetivo de analizar la situación actual del cultivo en Castilla-La Mancha y, en base a las previsiones de crecimiento de la producción, analizar las estrategias de procesado, transformación y comercialización.

Entre los principales datos, destaca cómo la superficie de cultivo de pistacho en la región ha pasado de 14.936 hectáreas en 2017 a 46.196 en 2021, experimentando un incremento del 309%. Este hecho, puede provocar consecuencias no deseables en los próximos años si no se organiza y ajusta la producción con la comercialización.

Capacidad de estabilización

Esta situación obliga a abordar de forma inmediata la capacidad de estabilización de la producción de pistacho (contar con las instalaciones necesarias para poder limpiar, lavar y secar en las 24-36 horas todo el pistacho recogido), ya que en caso contrario la calidad y el valor del pistacho se vería gravemente mermada, incluso echarse a perder.

Para ello, se daban cita los principales productores y comercializadores del sector cooperativo del pistacho de la provincia de cuenca y otras zonas de Castilla-La Mancha, para articular fórmulas de colaboración que ayuden a concentrar la producción y los esfuerzos en el desarrollo de pocas estructuras de procesado y comercialización, pero bien dimensionadas y profesionalizadas.

Para dar respuesta a este crecimiento exponencial de la producción de pistacho, continuado año tras año, y evitar futuras tensiones del mercado nacional y mundial del pistacho, se insta desde Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha a crear o utilizar la ya existentes, cerca de cada zona de producción, entidades asociativas (SAT o Cooperativas) para organizar la producción y abordar las inversiones necesarias para crear las instalaciones que permitan estabilizar la producción de pistacho, tendente todo ello a llevar a cabo una planificación adecuada del crecimiento.

Además, se ha visto la necesidad consolidar los escasos proyectos de comercialización bien dimensionados y profesionalizados que ya existen en la región, con base asociativa, que puedan culminar hasta el final ese proceso de valorización. Para ello, será positivo continuar trabajando en la creación y consolidación de entidades asociativas que trabajen el pistacho, y apoyarse, por un lado, en las diferentes líneas de ayudas a inversiones, como FOCAL, Grupos de Desarrollo Rural y Organizaciones de Productores de Frutos Seco, y por otro en las líneas de apoyo y ayuda al fomento de la integración como es el caso de la Entidad Asociativa Prioritaria “EAP”, Entidades Asociativas Prioritarias de Interés Regional “EAPIR” y Agrupaciones de Productores de Productos Agroalimentarios “APPAA” para la creación y desarrollo de proyectos comerciales ambiciosos.

Desde Cooperativas Agroalimentarias Castilla-La Mancha se viene realizando un seguimiento del cultivo del pistacho desde sus inicios, apoyando la labor de El Chaparrillo como generador de conocimiento e impulsor de este cultivo en nuestra región y trasladando a los socios la información sobre la evolución de este cultivo. También se promueven cursos y jornadas, se llevan a cabo planes estratégicos con las empresas cooperativas y SS.AA.TT encaminados a la concentración de la oferta y se está ayudando a la constitución de nuevas entidades asociativas y secciones de frutos secos dentro de cooperativas de otros sectores.

Datos de Castilla-La Mancha

El cultivo del pistacho, aunque se trata de un cultivo de reciente incorporación en la región, ya ocupa una extensión relevante con las más de cuarenta y seis mil hectáreas declaradas en la PAC 2021.  El incremento de nuevas plantaciones cada año es mayor, y en concreto entre 2020 y 2021 el incremento ha sido de casi 8.400 hectáreas.

En cuanto a la distribución entre secano y regadío, según datos PAC 2021, el pistacho cultivado en secano es de 34.704 ha (75%) y en regadío de 11.478 ha (25%). Otro elemento importante es que según la declaración PAC 2021 el 23% del pistacho plantado se cultiva en ecológico, aunque hay que matizar que esta superficie en ecológico corresponde, fundamentalmente, a las plantaciones que ya están en producción, por lo que la mayor parte del pistacho comercializado en la actualidad es ecológico.

Según los datos provisionales de la PAC 2022 en la región se han declarado unas 53.587 hectáreas cultivadas de pistacho, lo que indica que se sigue creciendo año tras año en la superficie de pistacho cultivado, siendo el incremento entre 2021 y 2022 de unas 7.530 ha.

Datos de Cuenca

En Cuenca existen en la actualidad un total de 6.932 has. cultivadas de pistacho (año 2021), siendo la cuarta provincia productora, por delante de ella, Ciudad Real (con 14.749 has), Toledo (12.917 has) y Albacete (11.159 has). Guadalajara tiene, según datos de la PAC un total de 439 hectáreas cultivadas.

En Cuenca, de la totalidad de la superficie de 2021, 5.937 has. se encuentran en secano y el resto, 994 en regadío.

Según los datos provisionales de la PAC 2022 en Cuenca se han declarado unas 7.755 hectáreas cultivadas de pistacho, lo que indica que se sigue creciendo año tras año en la superficie de pistacho cultivado.

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

2 × uno =