El alcalde de una importante localidad vitivinícola toledana pide ayudas urgentes para el sector

“El producto estrella de nuestro pueblo, que es la uva y el vino, está en una profunda depresión”, afirma Pedro Casas

descarga uva

El pesimismo está siendo la nota dominante en el desarrollo de la vendimia de Miguel Esteban (Toledo) esta campaña. El descenso en la producción, la graduación por debajo de lo habitual, los precios “irrisorios” de la uva y una caída importante en la rentabilidad de los agricultores están haciendo que esta campaña sea realmente dura, ha lamentado el alcalde, Pedro Casas.

Ha señalado que la campaña de vendimia “se está haciendo muy rápida, la climatología ha influido en la reducción de la uva y del grado (antes había un promedio de 12 y ahora se sitúa en 10) y esto acompañado por unos precios bajos hace que los ánimos de los agricultores estén muy bajos”.

“El producto estrella de nuestro pueblo, que es la uva y el vino, está en una profunda depresión” y ha pedido a las instituciones que tienen competencia en la materia “que tomen las medidas oportunas porque tenemos por delante un año muy difícil unido a los problemas coyunturales de la economía nacional y los costes energéticos, y sin ayudar a la agricultura es muy difícil fijar población en el medio rural”.

Entre las medidas propuestas por Pedro Casas “para que la agricultura salga del agujero negro en el que está” se encuentran el incremento de las ayudas a las pequeñas explotaciones agrícolas, especialmente en zonas como La Mancha toledana, donde el regadío es muy escaso.

En este sentido, ha indicado que “es muy difícil modernizar las explotaciones cuando el coste del emparrado ha subido un 300% y las ayudas siguen siendo las mismas, por lo que la gente no tiene capacidad económica para llevarlo a cabo”. Ante esto, ha sugerido reducir al 4% el IVA del alambre y los postes.

“Antes situaciones especialmente complicadas, la Administración tiene que arrimar el hombro”, ha concluido Casas, quien ha apelado al consejero de Agricultura de Castilla-La Mancha y al ministro de Agricultura a tomar medidas urgentes.

Cooperativa San Isidro

En la Cooperativa San Isidro, que cuenta con 1.490 socios, las previsiones apuntan a una caída del 30% en la producción, lo que significa que se llegará a los 22 millones de kilos de uva cuando se venía de 29 millones de kilos en una bodega con capacidad real para 40 millones.

Cooperativa Nuestra Señora del Carmen

En la cooperativa Nuestra Señora del Carmen, que cuenta con 1.300 socios, esperan obtener entre 18 y 19 millones de kilos de uva, de los cuales, 3,5 millones serán de uva tinta y el resto de uva blanca. Estas cifras suponen un 20% menos de cantidad que el año pasado en el que hubo menos producción y un 25% inferior respecto a un año de cosecha normal.

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

5 × 3 =