La Confederación Hidrográfica del Guadiana propone recortes para los regadíos de Campo de Calatrava y Consuegra-Villacañas

Ambas masas de aguas subterráneas rechazan las reducciones de las dotaciones para 2023

CHG

De acuerdo con el calendario establecido por la Confederación Hidrográfica del Guadiana se han celebrado este jueves las reuniones de las Juntas de Explotación de las Masas de Agua Subterránea de Campo de Calatrava y Consuegra-Villacañas, para proponer, entre otros asuntos, el Régimen Anual de Extracciones para la campaña del año 2023.

Ambas reuniones han estado presididas por el Comisario de Aguas de la CHG, Ángel Nieva Pérez y a las mismas han asistido, entre otros, representantes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, del Instituto Geológico y Minero de España, de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, de las comunidades de usuarios, así como de la Confederación Hidrográfica.

Campo de Calatrava

La Confederación Hidrográfica del Guadiana ha expuesto los resultados de seguimiento de la evolución piezométrica y del estado químico de la masa de agua subterránea Campo de Calatrava, poniendo de manifiesto que, a pesar de la declaración en riesgo y del incremento en las labores de vigilancia y control, no se ha revertido la tendencia piezométrica decreciente, produciéndose un agravamiento del estado cuantitativo de la masa de agua subterránea Campo de Calatrava respecto al que tenía cuando se declaró en riesgo.

Por ello, Confederación ha propuesto aplicar restricciones adicionales para tratar de revertir la tendencia descendente y mejorar el estado cuantitativo de esta masa de agua subterránea.

Teniendo en cuenta lo anterior, la CHG propone que, en caso de regadío, el volumen máximo a utilizar por aprovechamiento sea el resultante de multiplicar la superficie reconocida por 1.350 m³/ha para cultivos leñosos y 1.800 m³/ha para cultivos herbáceos.

La Comunidad de Usuarios ha presentado su propuesta, solicitando que para el año 2023, la dotación mínima sea de 2.000 m3 /ha para cultivos herbáceos y 1.500 m3/ha para leñosos.

Consuegra-Villacañas

Para la masa Consuegra-Villacañas, la Confederación Hidrográfica del Guadiana ha expuesto igualmente los resultados de seguimiento de la evolución piezométrica y del estado químico de la masa de agua subterránea, poniendo de manifiesto que, a pesar de que en los últimos años la pluviometría se ha encontrado en valores intermedios, el último año ha sido seco y no ha ayudado a mejorar la situación piezométrica general de la masa, que continúa alejándose del objetivo de alcanzar el buen estado cuantitativo.

La CHG ante esta situación ha propuesto ajustar las extracciones mediante la aplicación de unas dotaciones de 1.400 m³/ha para cultivos leñosos y 2.100 m³/ha para cultivos herbáceos.

En caso de que, de acuerdo con la evolución del indicador de escasez, se revierta la situación de alerta a situación de prealerta en la UTE 03 Gigüela-Záncara, se levantarán los ajustes y se aplicarán las dotaciones del régimen de extracciones de la campaña de 2019.

Es decir, en el caso de regadío las dotaciones máximas serán de 2.200 m3 /ha para cultivos herbáceos y 1.500 m3 /ha para cultivos leñosos.

La Comunidad de Usuarios ha presentado una propuesta solicitando que para el año 2023 las dotaciones máximas de referencia queden establecidas en 2.200 m3 /ha para cultivos herbáceos y 1.500 m3 /ha para cultivos leñosos, ya que en la masa de aguas subterráneas de Consuegra-Villacañas, en los últimos años, tras establecerse un régimen de extracciones limitado se procedía, a consecuencia de la mejora de los indicadores de sequía y escasez, a levantar las restricciones.

Las Juntas de Explotación han acordado elevar a la Junta de Gobierno tanto las propuestas presentadas por el Organismo de cuenca como las presentadas por ambas Comunidades de Usuarios.

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

3 × 2 =