Denuncian que la supresión temporal del IVA supone una “nueva carga financiera” para agricultores y ganaderos

Mientras que los consumidores apenas lo notan en la cesta de la compra, lamentan desde Joves Agricultors i Ramaders de Catalunya (JARC)

frutas

Joves Agricultors i Ramaders de Catalunya (JARC) ha denunciado que la supresión temporal del IVA supone una “nueva carga financiera” para los productores afectados, que deben hacerse cargo del IVA durante más de un año, hasta que Hacienda les devuelva el importe.

Así lo ha hecho llegar la organización agraria a los grupos parlamentarios, para que presenten enmiendas al Real Decreto en el Congreso de los Diputados.

Pese a que los consumidores apenas están notando la supresión del IVA en la cesta de la compra, los productores en régimen general del impuesto sobre el valor añadido se ven obligados a financiar la medida que entró en vigor el 1 de enero, lamentan.

Desde la entrada en vigor del Real Decreto Ley 20/2022 de 27 de diciembre, los productores de leche, queso, aceite, cereales, huevos, legumbres, tubérculos, fruta y hortalizas deben seguir asumiendo el IVA de los inputs necesarios para en la producción (piensos, fertilizantes, energía, etc.), mientras que la venta de los alimentos que producen está exenta, o se ha reducido temporalmente.

Este hecho les perjudica a efectos tributarios, porque no podrán reclamar el IVA hasta final de año. Esto implica que no les devolverán el IVA soportado hasta el 2024 (en algunos casos, a finales del próximo año).

Hasta el 1 de enero, tanto agricultores como ganaderos repercutían, por un lado, el IVA a sus clientes (IVA devengado), y por otro, soportaban el IVA de sus compras (IVA soportado), e ingresaban la diferencia entre ambos trimestralmente.

Durante los próximos 6 meses, en cambio, el IVA de los alimentos básicos ha quedado suprimido, mientras que el aceite y pastas alimentarias pasan del 10% al 5%.

A partir de la entrada en vigor del decreto, no podrán reclamar el IVA de los alimentos que producen hasta diciembre, pero sí deben mantener el IVA habitual frente a sus proveedores.

La organización agraria denuncia que esta situación se ve agravada para aquellos agricultores y ganaderos que se han mantenido en el Régimen Especial hasta 2022, pero que por renuncia o exclusión en 2023 estarán en el general.

Ahora, deben realizar un inventario, sobre todos aquellos productos generados, pero que no se han vendido o utilizado, dado que tienen derecho a la compensación del 12% y de la que no le será devuelto el IVA hasta finales de año.

La entidad considera “inadmisible” que se sume una nueva carga financiera a los productores en la situación actual.

El sector agrario ha sido “fuertemente castigado”, tanto desde el punto de vista económico, ya que ha sufrido problemas de liquidez con una gran crisis de precios, agravado por el importante aumento del coste de las materias primas y energía, derivadas del conflicto bélico de Ucrania, más las pérdidas provocadas por la climatología adversa.

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

cuatro × cuatro =