Denuncia el daño que puede causar a la DO Valdepeñas el anuncio de vinos de García Carrión

Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha califica la actual campaña publicitaria de “una ofensa y una falta de respeto” al trabajo diario de miles de agricultores de explotaciones familiares

botellas

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha denuncia la “desafortunada” campaña de publicidad de García Carrión en Valdepeñas.

UPA insiste en reforzar la imagen del sector vitivinícola, su importancia a nivel cultural, social y económico. Pero, sobre todo, la organización agraria defiende el trabajo y esfuerzo de los viticultores a la hora de recibir un precio adecuado por su trabajo, vender calidad y no vender por debajo de costes.

De hecho, visto que hay vinos que se encuentran en los lineales al precio del litro de agua, con todo el trabajo que lleva aparejado de elaboración y producción, la organización agraria se pregunta “si estamos bebiendo vino a precio de agua”.

El sector vitivinícola en Castilla-La Mancha es uno de los referentes a nivel estatal y mundial. De ahí que desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos se vea como una “ofensa y una falta de respeto” al trabajo diario de miles de agricultores de explotaciones familiares que se dedican en cuerpo y alma a la viticultura, así como a mantener un cultivo referente económico, cultural y social, la campaña de promoción de la empresa García Carrión y cómo afecta a los vinos de Valdepeñas.

La venta a pérdidas es una práctica no legal desde que entró en vigor la Ley de la Cadena Alimentaria; por ley el agricultor debe recibir un precio superior al de sus costes de producción. Unos costes de producción que se pueden obtener gracias al informe, así como a la aplicación de la Interprofesional del Vino de España, donde cada viticultor puede desarrollar sus costes y saber el precio al que tendría que vender su uva.

Por eso sorprende la campaña de venta de vino que saca pecho por vender el producto a unos precios que, ni tan siquiera, cubren los costes de elaboración y producción de la uva y crean incertidumbre al consumidor. Cualquier consumidor puede entender que un industrial, por barato que venda, siempre querrá obtener y obtendrá, algún tipo de beneficio. El inconveniente es a costa de quién.

Desde UPA Castilla-La Mancha denuncian el daño a la imagen de los vinos de la región, en una situación complicada de los viticultores profesionales cuyo mensaje parece ser, somos competitivos, porque somos los más baratos.

Una afirmación por la que no se puede sacar pecho, desde el punto de vista de la organización agraria, porque se repite año a año a costa de tirar por tierra la buena imagen de los vinos de Castilla-La Mancha, “porque no nos engañemos, precio barato es mala imagen», concluyen desde UPA.

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

12 − 10 =