Monsalve: “El sector del vino debe estar contento por precios altos”

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Industrias Vitivinícolas afirma que Castilla-La Mancha no debe aspirar a ser campeona mundial del precio barato

La Fundación Caja Rural Castilla-La Mancha y la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), a través de la Cátedra de Innovación y Desarrollo Cooperativo y Empresarial, han presentado el séptimo ‘Termómetro Económico CLM’, una publicación que confirma la continuidad en la recuperación de la economía regional con respecto al trimestre anterior.

El Termómetro Económico de Castilla-La Mancha correspondiente al segundo trimestre de 2016, elaborado por la Fundación Caja Rural Castilla-La Mancha y la Universidad regional (UCLM) a través de la Cátedra de Innovación y Desarrollo Cooperativo y Empresarial, se ha presentado en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de Toledo de la UCLM reflejando una radiografía de la economía regional que constata el crecimiento económico de CLM en términos generales, y constatando el empeoramiento de la confianza empresarial como consecuencia de la incertidumbre política y el incremento de la deuda pública.

Los datos más relevantes fueron presentados en Toledo por la directora de la Fundación, Ana López-Casero; la vicerrectora de Internacionalización y Formación Permanente y directora de la Cátedra, Fátima Guadamillas; el director general de Industrias Agropecuarias y Cooperativas, Gregorio Jaime Rodríguez; el director del Termómetro Económico, Mario Javier Donate Manzanares; y el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Industrias Vitivinícolas, Alfonso Monsalve.

Monsalve afirmó que las cifras “con todas las precauciones invitan al optimismo” y señala los 2,08 millones de euros facturados por el sector agroalimentario durante 2015 en comercio exterior (un 34,8 % del total). Finalmente, llamó al incremento de la inversión en I+D+i en el campo castellano-manchego “en su triple vertiente agraria, medioambiental y territorial”.

También insistió en que la industria agroalimentaria “es sólida” y consideró que el sector productor vitivinícola “debe estar contento porque tiene unos precios altos”. Además, destacó que es posible mejorar los ingresos, lo que también ayudará en la generación de empleo de Castilla-La Mancha, pero advirtió también de que se debe generar “más valor añadido” a los productos de la región, no sólo el vino, sino también el queso o el aceite.

Por otro lado, Monsalve destacó las medidas del Gobierno regional relacionadas con este sector, como la promoción del vino o de las figuras de calidad. “Esperamos que a partir de los siguientes termómetros esto siga”, aseguró.

“Eso nos compromete menos pero nos esclaviza más y creo que el futuro en el mundo de los productos agroalimentarios está en generar valor añadido porque tenemos una trayectoria que nos lo permite”, señaló Monsalve.

En cuanto a la comercialización, indicó que se debe trabajar por propiciar el desarrollo del vino envasado, ya que la marca en productos agroalimentarios de tanta calidad como hay en Castilla-La Mancha tira del granel y no al revés, “no debemos aspirar a ser campeones mundiales del precio barato”.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 5 =