El cultivo de la trufa crea expectativas en la provincia de Guadalajara

El interés ha quedado demostrado en las charlas organizadas por APAG en la provincia

El secretario general de la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos (APAG) de Guadalajara, Antonio Torres, ha afirmado que “nos encontramos en una provincia donde no hay diversidad de cultivos y lo que predomina es el cereal, por lo que la truficultura se presenta como una alternativa más, que puede ayudar al agricultor a diversificar y sacar una rentabilidad mayor a su explotación”.

Así lo expresaba en las charlas que sobre truficultura ha ofredido en diversas localidades de la provincia, en las que han participado también el presidente de Guadatruf, Luis Miguel Martín, y el presidente de la Federación de Asociaciones de Truficultores de Catilla-La Mancha, José Manuel Vidal, que asesoraron a los interesados sobre las necesidades del cultivo de trufa.

“Que nadie se engañe; esto hay que trabajarlo y mantenerlo; lleva mucha inversión y es un cultivo que tarda años en dar. Hasta los 6 u ocho años no empiezas a ver trufa”, explicó Luis Miguel Martín, destacando tres puntos fundamentales para que la plantación funcione: esporas, nidos y agua.

A continuación, Mario Zurita, ingeniero de montes de la empresa forestal Silvam, explicó con detalle todos los requisitos que establece la Orden de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural que regula las ayudas para reforestación y creación de superficies forestales. Se trata de una convocatoria muy esperada, pues desde el año 2008 no se publicaba una orden de ayudas en esta línea.

A estas ayudas, cuyo plazo de solicitud finaliza el 12 de mayo, pueden optar personas físicas o jurídicas, públicas o privadas y sus asociaciones, comunidades de bienes y entidades locales titulares de derechos de propiedad, posesión o usufructo de terrenos forestales en Castilla-La Mancha.

Zurita destacó que no se trata de una ayuda agrícola sino forestal, por lo que lo primero que hay que tener claro es que las tierras que se dediquen a la plantación objeto de la ayuda deben ser tierras arables y su uso pasará a forestal, tanto en el catastro como en el Sigpac, lo que significa que no cobrarán PAC. También deberá cumplirse con lo establecido por la Ley de Evaluación Ambiental (Ley 4/2007, de 8 de marzo) en cuanto a plantaciones y vallados y otros requisitos importantes, como plantar en parcelas con pendiente menor de un 8% y superficie continua mayor de 1 hectárea.

Por el contrario, las ayudas cubren el 100% del gasto de establecimiento y gastos de mantenimiento (sin IVA), así como una prima compensatoria durante los 6 primeros años.

Por último, Victoria Huerta, de Caixabank, explicó las líneas de financiación específicas para estas plantaciones que ha puesto en marcha la entidad conocida como AGroinversión leñosos, que financia el 75% de la inversión y hasta el 100% en inversiones inferiores a 50.000 euros, con una carencia de 4 años, periodicidad de pago anual, semestral, trimestral o mensual y amortización y cancelación al 0%.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × tres =