La Raza Merina aumenta en Castilla-La Mancha

De los 3.513 del año 2009 a los 8.893 del 2018

El número total de cabezas de ovino en España alcanzó su nivel más alto en el año 2000 superando los 25 millones de animales, de los que casi 18 millones eran hembras dedicadas a la producción de carne y algo más de 3,5 millones eran ovejas destinadas a la producción de leche.

Desde entonces los censos han experimentado una continua evolución a la baja que se acentuó en los años 2009 y 2008, en los que se bajó a 19,3 y a 16,1 millones de cabezas respectivamente, entrando a partir de ese momento en una dinámica mucho más sostenida que se ha mantenido en la barrera de los 16 millones de cabezas, de las que casi 9 millones son ovejas destinadas a la producción de carne y alrededor de 2,5 millones ovejas para producción lechera.

En ese mismo tiempo, la evolución de los censos oficiales de Raza Merina ha sido mucho más estable, alcanzando en 2014 su máximo nivel con 162.000 cabezas inscritas, que después han ido reduciéndose ligeramente hasta llegar a 136.000 animales en la última campaña.

Castilla-La Mancha

En el caso de Castilla-La Mancha, los animales de esta raza han aumentado desde los 3.513 del año 2009 a los 8.893 del 2018. En cuanto a las explotaciones son muy pocas, 7 en el 2009 y 11 en el año 2018.

Durante todo este tiempo, la localización geográfica de la raza ha variado poco, con un claro predominio de los ganaderos extremeños, que siempre han supuesto entre el 70% y el 80% del total del merino español. Y esta concentración de la raza en Extremadura no solo se ha venido dando en el caso del censo oficial inscrito, sino también en el de animales de tipo merino que son claramente mayoritarios en el censo total del ovino de esta comunidad, tanto en la producción de carne como en la de leche.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × dos =