El reto del sector más importante de Castilla-La Mancha, con estabilidad y diálogo. Julián Morcillo, secretario general de UPA Castilla-La Mancha

El debate de investidura de las Cortes de Castilla-La Mancha nos ha dejado una serie de líneas programáticas e ideas más que interesantes para el sector agroalimentario de la región; el sector que nosotros entendemos como el más importante de Castilla-La Mancha, y que las palabras de Emiliano García-Page corroboraron.

En las palabras de este discurso inicial pudimos comprobar cómo García-Page tendía la mano a la sociedad civil, al resto de partidos y organizaciones para gobernar desde la estabilidad, en tiempos donde se hace más que importante. La estabilidad para afrontar los retos del sector con perspectiva y solidez; y el diálogo como base para el entendimiento y el beneficio general; en una época donde parece que la inestabilidad marca los tiempos de políticas que afectan mucho a agricultores y ganaderos.

Se habló de nuestro sector como “determinante en nuestra región”, unas palabras que confirman los datos de influencia y peso específico de la agricultura y la ganadería en Castilla-La Mancha, en constante crecimiento; de ahí que decir que somos el sector más importante de la región no sean solo palabras. Porque somos manifestación de presente, somos expresión de modernidad y futuro.

Hubo muchas claves compartidas con nuestra organización, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, retos como el desarrollo rural permanente y comprometido, el reto demográfico y la lucha por el medio rural en el sentido más amplio: empleo, formación, servicios, infraestructuras, comunicaciones. Retos como la lucha contra el cambio climático, donde la UPA es pionera con propuestas para pelear y defender lo nuestro.

Una serie de retos que se entienden mejor con el compromiso del acuerdo con Economía para apostar por la exportación de nuestros productos. Somos conscientes de que exportamos mucho y de mucha calidad, pero queremos hacerlo más y mejor, que la marca de nuestros productos sea sinónimo de excelencia y calidad; un compromiso de García-Page en sus palabras en el discurso del debate de investidura y que la UPA ha manifestado con asiduidad.

Porque son muchas las ideas que se apreciaron en el discurso del debate de investidura que UPA ha reclamado diferentes y numerosas ocasiones, como la Ley de la Viña y del Vino, para que el sector disponga del futuro que se merece sin sufrir altibajos de campañas ni picos de sierra, sin estar pendientes de ver cómo se inicia la campaña y de si los precios se ajustarán al esfuerzo diario de los agricultores profesionales.

El discurso de Emiliano García-Page puso de manifiesto la importancia del sector y del medio rural, el peso específico que tenemos. Sin ir más lejos reclamó unidad en el tema del agua, una demanda histórica de UPA, que siempre ha apostado por una posición común y fuerte de la región, una posición que Castilla-La Mancha necesita de manera urgente. Como necesitamos una solución para los pozos del Alto Guadiana y la tubería manchega, que confiamos llegue más pronto que tarde.

Como organización agraria podemos estar orgullosos de que este sea el debate de investidura donde más se ha hablado de agricultura, ganadería y medio rural; una prueba más del esfuerzo que hay que hacer, conjunto, dialogado y que garantice la estabilidad del sector más importante de la región.

Julián Morcillo, secretario general de UPA Castilla-La Mancha

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + cinco =