UPA: “Precios aceite pueden suponer una catástrofe en zonas Castilla-La Mancha”

La organización agraria realizará una degustación reivindicativa en Talavera de la Reina, el 24 de julio

El mercadillo de Talavera de la Reina de los miércoles será el escenario elegido por la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha para ofrecer una degustación reivindicativa de aceite de oliva virgen extra procedente del trabajo de agricultores de olivar tradicional; un trabajo que corre peligro debido a los altos costes de producción frente a los bajos precios a los que finalmente se vende el producto.

Con esta actuación, los agricultores pretenden hacer un llamamiento a la sociedad y los consumidores en general para alertar de cómo un producto “típicamente nuestro”, enraizado con la cultura castellano-manchega, corre el riesgo de ir perdiéndose si no se toman medidas urgentes. Una llamada de atención, asimismo, para potenciar el consumo de los productos de la tierra.

Una de las cuestiones que UPA solicita es la necesidad de reformas estructurales que permitan alcanzar un equilibrio en el precio campaña tras campaña y no sufrir la incertidumbre del año a año, “¿Cuánto ha bajado este mes, cuánto ha bajado este año?”, se preguntan muchos. Por supuesto haciendo un llamamiento a que no se permitan actuaciones como la venta a pérdidas, que exista rigor en el etiquetado para conocer la procedencia del producto.

Desde la organización agraria han calificado los precios como “ruinosos, que podrían suponer una catástrofe para muchas zonas de la región que verían como poco rentable producir, con lo que ello implica porque el olivar tradicional está enraizado con nuestra cultura, nuestro paisaje, de nuestra gastronomía”. Todo ello sin contar con la importancia que tiene desde el punto de vista del empleo, de la fijación de población, “porque no es lo mismo hablar de despoblamiento que dejar desaparecer nuestros pueblos”, auguran desde UPA que sigue apostando por las explotaciones familiares y el mundo rural.

Desde UPA explican que la bajada de precios, casi del 40 % con respecto al año pasado no tiene nada que ver con la producción mundial, que no ha crecido tanto; de ahí que en fechas recientes haya habido manifestaciones multitudinarias como la de Sevilla donde más de 20.000 agricultores exigieron estos precios justos pero, sobre todo, que la sociedad como consumidora de productos, tome conciencia del problema.

Tras esta manifestación, ahora Talavera de la Reina será escenario de una degustación reivindicativa y, es más que probable, que en fechas próximas todo el sector se movilice en Madrid. Porque, como recuerdan desde la organización agraria, la importancia del olivar tradicional en España, en comunidades como Castilla-La Mancha, Andalucía o Extremadura queda por encima de lo que es el valor de la producción en sí misma sino que ofrece y reporta otro valor añadido, el cual debe primar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × cuatro =