¿Por qué derrochar recursos de todos los españoles en una cumbre entre tres presidentes autonómicos que comparten el mismo criterio?. Municipios Ribereños

El presidente de la Región de Murcia propone una reunión a tres bandas con los presidentes de la Junta de Andalucía y la Comunidad Valenciana para resolver a nivel nacional el problema del agua. “Si los tres están de acuerdo, qué van a discutir, ¿el menú de las comidas? Haría mejor López Miras en preocuparse primero de resolver los conflictos medioambientales en su tierra”, les espeta el vicepresidente de la Asociación de Municipios Ribereños, Borja Castro

La Asociación de Municipios Ribereños sigue generando ampollas entre los aguatenientes de la sobrexplotada agricultura industrial del Levante y quienes les protegen. Mientras desde el Sindicato de Regantes reivindican su presencia en la mesa de explotación, equiparándose así en su condición de industria privada con los municipios de la mancomunidad; el presidente de la Región de Murcia trata de hacer frente común con los de Valencia y Andalucía a la par que desatiende cualquier responsabilidad respecto a la situación del Mar Menor y de parques regionales como el de Calnegre y Cabo Cope, asolados igualmente por la agroindustria del regadío y sus abusos consentidos.

Borja Castro, presidente de la Mancomunidad de Aguas y vicepresidente de la Asociación, se pregunta por qué no invitan a Castilla – La Mancha o a los propios ribereños a la supuesta cumbre. “Bastante inquietante es que un presidente autonómico se arrogue el derecho de liderar un asunto que atañe a todos los españoles, como es la política hídrica de la nación, como para que encima pretenda invitar solo a quienes van a ponerse de su lado”.

Castro coincide con la presidenta de la Asociación de Municipios Ribereños, la alcaldesa de Cañaveruelas, María de los Ángeles Sierra, que se pregunta si en Murcia no deberían primero preocuparse de contener la demanda y solucionar sus graves problemas medioambientales derivados de la sobrexplotación industrial del regadío. “Nos llegan numerosas informaciones del desastre que se esconde bajo la alfombra verde del Mar Menor, estamos en contacto con algunas asociaciones con las que pretendemos mantener reuniones porque el problema es común y nos atañe a todos los españoles; la política debe ir encaminada a defender nuestro patrimonio ambiental, no a destruirlo en función de unos más que cuestionables intereses económicos”.

Y es que, recordemos, la Región de Murcia es la comunidad que más superficie de regadío tiene de toda España, no existe ningún déficit crónico de agua sino un exceso crítico de demanda; a pesar de las múltiples restricciones a la ampliación que los agricultores industriales esquivan una y otra vez, desde 1986, con el beneplácito de una administración cómplice.

“Pretender ser la huerta de Europa y hacer negocio a costa de otras regiones, siendo en teoría una de las zonas más áridas de España, es un sobresfuerzo hídrico y económico que va en contra de todos los principios de eficiencia de la Unión Europea”, sentencia Castro.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − 10 =