¿Qué acciones acometerá Ministerio de Agricultura para el control de uva?

Entre ellas, exigir requisitos para uva fuera de figuras de calidad como que estén maduras y aptas para producir un vino de, al menos, 9% vol.; sin sobrepasar índices de glucónico y de parcelas que no sobrepasen un determinado rendimiento por hectárea

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha publicado en su página web un documento denominado “Sector del Vino. Medidas para la Estabilidad y la Calidad. Hoja de Ruta”, que contiene una serie de propuestas de medidas a aplicar, alguna de ellas a partir de esta próxima campaña y la siguiente. Las actuaciones se centrarían en el sector de vinos sin denominación de origen ni indicación geográfica, prohibiendo la vinificación de uvas que no cumplan ciertos estándares de calidad, reforzando los controles en la destilación de subproductos y estableciendo una norma de regulación de la oferta que implicaría la retirada de determinada categoría de vino.

En el documento se recoge que el vino presenta una alta volatilidad del precio, que afecta sobre todo a los vinos sin denominación de origen ni indicación geográfica y que tiene que ver no sólo con los volúmenes de producción de cada campaña, sino de las existencias de las que se parten y también de las disponibilidades a nivel mundial.

El Ministerio analiza la viabilidad de las propuestas presentadas por la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) sobre la estabilidad y la calidad del sector del vino y presenta en el documento la hoja de ruta para ponerlas en marcha desde “el trabajo conjunto del sector”.

Las medidas estudiadas son:

Requisitos mínimos de la calidad para uva de vinificación fuera de DOP/IGP

Se trata de garantizar que la uva no destinada a vinos DOP/IPG, presenten unos criterios mínimos de calidad para que puedan ser destinados a vinificación; con el fin de evitar que se produzcan vinos de baja calidad y difícil comercialización, que son los que engrosan las existencias finales de campaña.

Las características propuestas son:

Maduras, aptas para producir un vino de al menos 9% vol.

Con buen estado sanitario y que no sobrepase un determinado contenido de ácido glucónico.

Procedentes de parcelas que no sobrepasen un determinado rendimiento por hectárea.

El Ministerio no cita los umbrales ni de ácido glucónico, ni de rendimientos; aunque desde Cooperativas Agroalimentarias se ha propuesto 150 Hl./Ha. para las uvas tintas y 150 Hl./Ha., para las blancas. Veremos si se confirman estos topes o se negocian otros.

En todo caso, las uvas que no cumplan las condiciones que se fijen solo podrán ir a destilación con fines industriales o, si son blancas, a mosto que no será vinificado. MAPA y CCAA son quienes deberían controlar que sea así.

Intensificación del control de subproductos para la destilación

En la medida de destilación de subproductos contemplada en el Plan de Apoyo al Sector Vitivinícola se gastan anualmente 31 millones de euros para apoyar la destilación de subproductos, de la que se obtiene de media unos 27,6 millones de hectogrados de alcohol. Esta medida, como decimos ya en vigor, pretende evitar el sobreprensado de dichos subproductos para la obtención del vino. La novedad ahora consiste en reforzar los controles en las destiladoras para garantizar que, efectivamente, eso no suceda.

Se establecerá para ello un “Plan Nacional de Control de la medida de Destilación de Subproductos” que vigilará sobre el terreno el 100 % de las destiladoras que realizan esta operación para verificar que se cumplen los requisitos y que el fin del alcohol destilado es el permitido por la norma (fines industriales). La detección de irregularidades incluirá “la posibilidad” de revocar la autorización a la destilería para llevar a cabo la destilación de subproductos.

Esta medida se pondría en marcha ya el 1 de noviembre próximo.

Mecanismo de regulación de la oferta de vino

La necesidad de la regulación de la oferta del mercado del vino, para el que se comercializa sin DOP/IGP, la argumenta el documento del Ministerio en la variabilidad de producción entre campañas como consecuencia de las condiciones climatológicas. Se trataría de retirar del mercado una parte del vino en las campañas en las que las disponibilidades (la suma entre las existencias finales y la producción) sean muy superiores a las de un año normal. Se prevé que esta norma de regulación pueda aplicarse en la campaña 2020/2021.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − ocho =