Apuesta por Estatuto de Mujeres Rurales y la titularidad compartida

La consejera de Igualdad y portavoz de Castilla-La Mancha para garantizar la supervivencia del mundo rural

La consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, considera que el futuro y, por tanto, la supervivencia del mundo rural pasa en buena parte por la presencia de la mujer en ese ámbito, de ahí que haya puesto el acento en la importa que debe jugar el nuevo Estatuto de las Mujeres Rurales y en la titularidad compartida.

Fernández ha manifestado en el I Foro de Mujeres Cooperativistas celebrado en Almagro (Ciudad Real) que “es muy importante dar con la tecla” con estas dos herramientas que favorecerán los proyectos económicos que estén impulsados por mujeres y la incorporación en igualdad de condiciones a la actividad cooperativa y empresarial, así como a los órganos en los que se toman las decisiones.

Y es que, si bien es cierto que “contamos con un sector agrario que es sinónimo de modernidad e innovación, tenemos una asignatura pendiente: la incorporación de las mujeres al campo. Un apartado por el que está apostando el Gobierno de Castilla-La Mancha a través de la titularidad compartida – se ha multiplicado por cinco, al pasar de 28 a 177- y de la incorporación de jóvenes -un tercio son mujeres del total de 833-, además de la aprobación inminente del Estatuto de las Mujeres Rurales”.

Aun así, sigue habiendo un déficit. Y es que, para la consejera de Igualdad, “no es admisible que solo el ocho por ciento de las mujeres que son socias de alguna cooperativa formen parte de sus consejeros de dirección cuando hay un 23 por ciento de mujeres socias del mundo cooperativo” que se cifra en 145.000 en total. Y lo mismo sucede con las 117.000 explotaciones agrarias existentes en la región, donde solo el 30 por ciento están lideradas por mujeres.

En esta misma línea reivindicativa, Fernández ha indicado que “hay muchas más cosas que mejorar, entre ellas, la conciliación, la corresponsabilidad; la brecha salarial en el mundo rural, que oscila entre el 60 y el 70 por ciento de diferencia entre las mujeres y los hombres; o la tasa de la actividad, que en el caso de las mujeres es del 60, mientras que en los hombres se acerca al 90 por ciento. No puede ser que en pleno siglo XXI nos separen más de 30 puntos de diferencia”.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 1 =