Oropesa (Toledo) contará con albergue para viandantes del Camino de Guadalupe

‘El Peregrino’

Oropesa (Toledo) va a contar con un albergue para quienes recorren el Camino de Guadalupe. Se llamará ‘El Peregrino’ y contará con dos habitaciones, los correspondientes aseos, la cocina, el comedor y una sala de recepción. Todo situado en la calle Calzada Real s/n, Patio del Hospital Nuestra Señora del Recuerdo.

El proyecto se engloba dentro del programa de recualificación y reciclaje profesional que se está desarrollando en la localidad, en el que están participando ocho alumnas y que en su parte práctica va a dejar en al municipio el nuevo albergue.

Para llevarlo a cabo, entre otras actuaciones, han procedido a la demolición de la tabiquería que existía previamente a la obra y sustituyéndola por una nueva; han acometido la instalación eléctrica y de fontanería; han llevado a cabo el revestimiento de paramentos verticales; y han ubicado cercopitecos, cercos y carpintería de madera, solado y pintura de paramentos.

Camino de Guadalupe

El Camino de Guadalupe es una ruta ya utilizada como vía de comunicación por los romanos y más tarde por los árabes que tuvo un papel determinante a partir de la construcción del monasterio de Guadalupe en el siglo XIV; fundamentalmente en las peregrinaciones que lo unían con Castilla, fue una de las rutas más frecuentadas desde la Baja Edad Media, teniendo su mayor apogeo entre los siglos XV y XVI.

Representaba un cauce caminero para la devoción mariana y la aventura de miles de peregrinos que se desplazaban a lo largo del año desde muy diferentes puntos de la geografía española. Múltiples viajeros ilustres fueron dejando constancia, en distintas épocas, de los lugares que recorrieron y visitaron en sus largos viajes por el Camino Real; aquellos parajes, veredas, ventas y villas que componían el trazado histórico de nuestra ruta y que han sido de gran utilidad para, trasladándolos y adaptándolos en la medida de lo posible, reconstruir el Camino.

Resulta indiscutible la importancia de Guadalupe como centro de peregrinación durante los siglos XIV a XVI, sobre todo a partir de la conquista de Sevilla que desplazó a la corte castellana hacia el sur, quedando Santiago de Compostela muy lejos para las frecuentes peregrinaciones en demanda de gracias e indulgencias.

La designación como Camino Real se consolida en la España de los Austria, por haber sido protegido y utilizado por sus diferentes monarcas. Denominados en aquella época “caminos reales”, vías de comunicación que pertenecían al rey y que por tanto no podían ser enajenadas, ni roturadas, ni invadidas. También conocidas como ‘caminos de herradura’, al estar empedradas. Fue también itinerario de las postas para llevar el correo real.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × dos =