Liberan un águila imperial en la provincia de Ciudad Real

En la finca La Garganta, entre Brazatortas y Fuencaliente

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha procedido este lunes a la suelta de un ejemplar de águila imperial que ha sido recuperado en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre “El Chaparrillo”, en Ciudad Real. El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, ha señalado que, pese a que el Gobierno tiene “muy claro” que su prioridad durante la actual emergencia sanitaria provocada por el COVID19 es mitigar la pandemia, no “podemos dejar de lado nuestros compromisos y obligaciones con el medioambiente”.

En ese sentido, ha afirmado, “mantener y desarrollar los planes de recuperación y conservación de especies amenazadas es uno de ellas”. Escudero ha añadido que se trata de uno de los objetivos marcados por el presidente, Emiliano García-Page, dentro de la apuesta por la protección del medio ambiente, de los ecosistemas y de la biodiversidad de Castilla-La Mancha.

El águila imperial liberado ,tiene una edad aproximada de dos años. El ejemplar fue localizado y trasladado al Centro ‘El Chaparrillo’ para que su personal le recuperara de la intoxicación que sufría. La suelta se ha realizado en la misma finca La Garganta (Los Escoriales), situada entre Brazatortas y Fuencaliente (Ciudad Real) que es propiedad de la Junta de Comunidades en la que la encontraron enferma y de la que es originaria.

El águila imperial es una especie catalogada “en peligro de extinción” en los catálogos nacional y regional de especies amenazadas, aunque su población ha mejorado en los últimos años.

El consejero de Desarrollo Sostenible ha recordado que la región ha pasado de contar con las 30 parejas reproductoras que había en 1993, con presencia únicamente en Toledo y Ciudad Real, “a las 250 parejas reproductoras que tenemos aproximadamente ahora, principalmente en Toledo y Ciudad Real, pero ya presentes también en Albacete, Guadalajara y Cuenca”.

Escudero ha subrayado también un dato significativo, “actualmente Castilla-La Mancha aporta cerca del 45 por ciento de la población reproductora al total de la población de esta especie”. Así, dentro de las principales líneas de actuación de la Consejería de Desarrollo Sostenible para la conservación del águila imperial destacan la corrección de líneas eléctricas para evitar electrocuciones, su principal causa de mortalidad no natural, y la lucha contra el uso ilegal de venenos en el medio natural, su segunda causa de mortalidad no natural.

El consejero ha querido agradecer el trabajo que llevan a cabo en sus labores de protección del medio natural y su biodiversidad los agentes medioambientales, que son los encargados de los traslados de estos animales para su recuperación; y de los profesionales del Centro de Recuperación ‘El Chaparrillo’, responsables de la atención y curación, no sólo de aves rapaces, sino también de los mamíferos y reptiles que llegan a dicho centro.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − catorce =