Señor agricultor ¿maltrata o esclaviza usted a sus trabajadores? Antonio Gómez Olmos, editor www.agroclm.com

Señores y señoras empresarios agrícolas ¿explotan ustedes a sus trabajadores? ¿les estresan? ¿les maltratan? ¿les esclavizan? ¿les prohíben el acceso al agua potable? ¿les dejan ir a hacer sus necesidades? Éstas son algunas de las preguntas contempladas, directa e indirectamente, en las instrucciones del Ministerio de Trabajo, dirigido por Yolanda Díaz (de Podemos), a los inspectores de Trabajo de las jefaturas provinciales para las campañas agrícolas de los meses de mayo y junio, que incluyen visitas conjuntas a las explotaciones con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Estas preguntas ponen en duda no solo la profesionalidad, sino el esfuerzo y hasta la bondad de miles de agricultores de toda España, además contribuyen, así de paso, a devaluar las producciones españolas. No pasa nada, no hay crisis, y hay alimentos en otros muchos países del mundo que se pueden comprar en nuestra ‘piel de toro’, y sin tener mala conciencia porque estén recolectados por menores de edad en harapos que ganan en toda su vida lo mismo que, por ejemplo, una ministra de Trabajo, en una semana.

¿Preguntan a ministros, diputados y senadores si son maltratadores, mentirosos compulsivos o torturadores? O simplemente si están capacitados para desarrollar sus cargos. Pues eso.

En España, no se puede obviar, se dan puntualmente casos de malas condiciones laborales de temporeros del sector agrario, la mayoría de ellos cometidos por mafias que se dedican específicamente a eso. Pero pongo la mano en el fuego que por cada empresario agrario maltratador hay -mínimo- 500, que además de dar trabajo en condiciones y pagar puntualmente los salarios se preocupan por los hijos menores de estos temporeros; comparten con ellos su comida, y sus preocupaciones, y sus chistes, y sus risas; les ayudan a arreglar papeles; les acompañan al médico o les mandan presentes y muchos recuerdos y cariño cuando estas familias marchan a otros lugares o a sus países de origen.

El sector agrario español es un sector de buena gente, qué pena que no se enteren o no se quieran enterar. Lo que pasa es que estos dirigentes de ahora les han cogido el hilo, humillándolos, menospreciándolos prácticamente a diario para castigarles por producir alimentos sanos y de calidad para toda la población. Sí, en época de acojone general también.

Qué pena que en lugar de dedicarse a dignificar institucionalmente la labor productiva más importante para la sociedad gasten cartuchos en horadar su dignidad y su buen hacer. Rasquen, rasquen, que ellos seguirán produciendo con honradez, donando productos a quienes más los necesitan o desinfectando las calles de sus pueblos.

Y por supuesto que al agricultor maltratador le debe caer encima todo el peso de la ley, pero al ministro o representante político maltratador, humillador, mentiroso… también.

Antonio Gómez Olmos

Editor www.agroclm.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 + doce =