Opciones de fontanería agrícola para instalar el riego en tu huerto

Contar con un huerto dentro de casa es uno de los privilegios más completos y maravillosos de los que se puede gozar a día de hoy. Un espacio al aire libre que nos permite pasar el tiempo libre y que, además, también nos provee de todo tipo de alimentos de origen vegetal que pueden ir desde frutas hasta verduras o tubérculos.

Cuidar de un huerto no es una tarea sencilla, ya que es una actividad a la que hay que dedicarle mucho tiempo y esfuerzo; sin embargo, también existen soluciones que nos pueden ayudar a trabajar un poquito menos y, sobre todo a ahorrar un recurso imprescindible para cualquier huerto: el agua.

Aunque se suela pensar lo contrario, lo cierto es que cuando regamos un huerto, por ejemplo, con una manguera, estamos despilfarrando muchísima agua, además de tener que invertir una gran cantidad de tiempo dependiendo de cómo de grande sea el huerto.

Con un sistema de fontanería agrícola especializado en riego, como el que nos comentan los especialistas de fontanerosterrassa.cat, podemos obtener un sistema de riego eficiente que, además, es verdaderamente cómodo para nosotros.

Por ese motivo, en este artículo hemos querido profundizar un poco más sobre en qué hay que tener en cuenta para instalar un sistema de fontanería agrícola que nos facilite el regado, que sea más eficiente y cómo y, sobre todo, que nos ayude a ahorrar muchísima agua, utilizando únicamente la que se necesita en cada zona.

Algunas consideraciones iniciales

Antes de colocar cualquier sistema de fontanería agrícola para gestionar el riego de nuestro huerto, probablemente lo más importante sea dedicar unos minutos a analizar de cuánto espacio disponemos y ver ciertas cuestiones que nos pueden ayudar a decidir qué sistema se adaptará mejor a nuestras necesidades.

En primer lugar, una de las cuestiones imprescindibles a tener en cuenta es el tamaño del huerto. Está claro, a mayor tamaño, mayor inversión; en este sentido deberíamos tener claros los metros cuadrados a cubrir con el sistema de fontanería agrícola.

También es importante fijarse en la distribución de la huerta, ya que no es lo mismo tener un terreno regular que un terreno en pendiente, con forma cuadrada o con forma irregular. En este sentido hay que tener una cosa clara, cuanto más sencillo sea el terreno, más fácil y barato resultará instalar el sistema de fontanería agrícola.

Además, también es importante analizar qué tipos de riego podemos instalar para ahorrar la mayor cantidad de agua posible, ya que finalmente será un gasto extra que hay que tener muy en cuenta.

Por último, también es necesario analizar muy bien qué vegetales y plantas queremos tener en el huerto, para adaptar el tipo de riego a lo que necesiten.

Riego por goteo

En primer lugar vamos a hablar de la que es, en opinión de los expertos, la mejor opción tanto en relación con el ahorro de agua como por la facilidad de instalación y uso. El riego por goteo consiste en una serie de tuberías que se reparten por todo el huerto y que van unidas a un aparato programador que, normalmente, se sitúa en una pared cercana a la vivienda.

Es un sistema que permite ahorrar muchísima agua, ya que podemos programarlo todo desde el aparato, adaptando el riego a la época del año o a las necesidades de nuestro huerto de manera sencilla y rápida.

Además, con este sistema, el agua cae directamente sobre cada una de las plantas, no sale a presión y evita al máximo que el agua se evapore sin llegar a cada planta.

Riego con aspersores

Los aspersores son otro de los sistemas de fontanería agrícola más utilizados, sobre todo, en los huertos de mayor extensión. Se trata de un sistema de tuberías que se colocan también mediante tuberías que se instalan por debajo de la tierra y que dispersan el agua en gotas muy finas.

Esto permite que la dispersión del agua se realice de forma sencilla y rápida, mediante gotas muy finas que pueden alcanzar fácilmente toda la zona del huerto que debe ser regada.

Hoy en día, estos sistemas de fontanería agrícola con aspersores también han mejorado muchísimo su tecnología, permitiendo por ejemplo rotaciones que permiten utilizar un sistema más pequeño que siga cubriendo igualmente la totalidad del huerto.

Tuberías porosas

Una de las últimas innovaciones en cuestión de fontanería agrícola son las tuberías porosas, un nuevo sistema de riego sin gotero con enormes ventajas. Con este tipo de instalaciones se consigue que las propias tuberías de la instalación sean las que realicen el aporte de agua gracias a una serie de orificios que se incluyen a lo largo de toda la tubería y hacen que el agua salga poco a poco a la superficie.

Este tipo de sistema de riego es ideal para aquellos huertos donde no haya demasiado espacio como para realizar una instalación de otro sistema de riego. Además, otra de las grandes ventajas de estas tuberías porosas es que se pueden utilizar tanto en superficie como enterradas.

Con esta segunda opción, el agua va directamente a las raíces de las plantas, evitando enormemente la evaporación de agua y aprovechando mucho mejor los recursos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − 5 =